Gabriel Alejandro Kunz aparece en escena de la mano del PRO en la campaña de María Eugenia Vidal para gobernadora en 2015.
Era referente de ‘Cambiemos’ desde Capital, donde trabajaba para el macrismo como profesor de Educación Física y fue candidato a intendente por el macrismo, sufriendo una dura derrota frente al mussismo.
Tras el triunfo de Vidal, Kunz fue uno de los 6 director de Deportes de la provincia, a la vez que ostentaba el título de ‘presidente’ del PRO de Berazategui.
En 2017, y apadrinado por Fabián Perechodnik -secretario de Vidal- Kunz logra integrar la lista de concejales en primer lugar, ingresando al Cuerpo y siendo presidente del bloque de la fuerza de Macri – Vidal. Sin embargo, ahí aparece el primer escándalo con su nombre. Kunz, junto a su esposa y sus hijas, vivían en un reducido duplex en el barrio La Serranita de Berazategui.
Pero tras el reclamo de los medios de prensa que dejó ‘colgados’ sin pagar las pautas contratadas, Gabriel Kunz adquiere un costosísimo duplex en Ranelagh residencial, sobre la calle 362, valuado -según observadores- en unos 300.000 dólares.
También comenzó a aparecer con distintos vehículos que sirvieron para despertar interrogantes, ya que apenas el primer año de concejal, con el sueldo que percibía como director de Deportes bonaerense dificilmente alcance para comprar dicha propiedad, de 2 pisos con pileta incluída.
A fines de agosto del 2018, ya su crecimiento patrimonial había llegado a oídos de la propia María Eugenia Vidal.
COMPRA FRAUDULENTA DE CAMIONES
Por aquel momento, ya Kunz estaba metido en estafas en el partido de Gral. Villegas.
El político de Cambiemos ya estaba acusado de la compra fraudulenta de 11 camiones de larga distancia, en el lapso de 8 meses. Las investigaciones periodísticas confirmaron que Gabriel Kunz había realizado las citadas operaciones a través «de una firma irregular, una sociedad de hecho, perteneciente a su padre ‘Sandri’ Kunz, llamada M&D Transportes SH«.

En aquel momento la situación era aún más grave, ya que existían sospechas de que dicha empresa trabajó «para la provincia de Buenos Aires a través del ministerio de Desarrollo Social» quien le alquilaba los camiones durante la gestión de María Eugenia Vidal. Fortunas se movieron en ésto.

El escándalo estalló luego de numerosos intentos, por parte de Kunz y su padre, de cambiar cheques que les ingresaban a través del Estado. La empresa M&D Transportes SH, fue inscripta en la AFIP en marzo del 2018.
Las estafas con estas empresas ‘fantasmas’ las hizo Kunz junto con su esposa, Karina Elizabeth Montero, y su padre Alejandro Valentín ‘Sandri’ Kunz.
También Kunz estafó a Martín Rodríguez y a su hijo, en Hudson, quienes por el imparable desastre con cheques, perdieron su camión que trabajaba en el puerto de Buenos Aires.
Kunz pidió un préstamo al banco Credicoop -$ 400.000– que por interceder un importante funcionario local accedieron a dárselo cuando por sí mismo era imposible con-seguirlo, ya que estaba en el Veraz y con serios problemas judiciales.
Pero decidieron ayudarlo ante su ‘promesa’ de que el dinero sería utilizado para sanear deudas.
Ni pagó sus deudas ni pagó el préstamo. El ‘Credicoop’ también fue víctima de las andanzas del concejal de Berazategui.
EMPRESA DE LIMPIAVIDRIOS
Cuando su primo el médico Rodrígo Castañeda accedió a la dirección del hospital ‘Evita Pueblo’, Kunz armó una empresa fantasma -en complicidad con Castañeda– para lavar los vidrios del hospital, por lo cual percibían en aquel momento, casi 2 millones de pesos anuales cobrados con facturas fraudulentas, y de lo cual este Semanario dio cuenta en sus páginas en reiteradas ocasiones.
También su hermano, el subinspector de la Bonaerense Leandro Kunz, legajo 180514 agarró la vigilancia interna del hospital. Una familia prolífica para obtener ganancias, por lo que se ve…
OTRA TREMENDA ESTAFA

Ahora, el concejal de Berazategui Gabriel Kunz había montado una falsa empresa de logística -denominada Logística Ponce de León– desde donde, tras publicar avisos al respecto, tomaba autos, camionetas y utilitarios cuyo modelo fuesen del 2007 en adelante, sin chofer. El ofrecimiento de esta supuesta empresa era «un contrato mensual» donde se comprometía a pagar entre 60 y 80 mil pesos mensuales para poner a trabajar los vehículos.
Kunz, además de no cumplir nunca con el pago mensual estipulado con los propietarios, procedió a vender en forma ilegal y fraudulenta los vehículos que supuestamente iban a ‘trabajar’ para firmas como ‘Andreani’ y otras.
Obvio que todo fue un ardid para hacerse de -al menos- 7 vehículos cuyos dueños pusieron a trabajar -según Kunz– pero que no solo nunca cobraron un peso, sino que no volvieron a ver los rodados.
Cuando ubicaron al concejal -que estaba profugado de sus víctimas– en una oficina ‘pantalla’ instalada en la calle Brandsen al 5.300 de Wilde -Avellaneda- Kunz arengó a los dueños a ampliar la estafa: «Hagan las denuncias en sus seguros como que les robaron los vehículos» les propuso a los estafados, quienes obviamente reaccionaron muy mal por la indecente propuesta del concejal.
Encima, aparecieron los ‘compradores’ de los vehículos enajenados ilegalmente por Kunz, reclamando las transferencias de los rodados, lo que terminó de estallar el escándalo.
Gabriel Kunz fue detenido en la seccional Avellaneda Quinta con asiento en Wilde el pasado 11 de noviembre, y si bien por el momento la fiscalía actuante ordenó la libertad del edil estafador, la causa penal continúa y se espera para las próximas horas, novedades que comprometerían la libertad de Kunz.