Tras constatar el martirio que sufría un caballo tirando un pesado carro, personal de la subsecretaría de Tránsito municipal al mando de Gustavo González, procedió a infraccionar y secuestrar un carro y un caballo, que fue remitido a la Clínica Veterinaria municipal.

El procedimiento se hizo en la esquina de 207 y 258a de Carlos T. Sourigues, donde los Inspectores de Tránsito procedieron a infraccionar al propietario de un pesado carro y a secuestrar asimismo al equino que tiraba del mismo, tras comprobarse el lamentable estado de salud del animal, que fue enviado inmediatamente a la Clínica Veterinaria, donde seria evaluado y tratado en lo que corresponda.