El Delegado en el hospital ‘Evita Pueblo’ de Berazategui, del Sindicato de la Salud Cristian Rearte, reconoció que el 2020 fue «un año muy duro, especialmente para el trabajador de la Salud, perdimos compañeros, amigos, pero nunca bajamos los brazos!».
Rearte, puntal mussista dentro del siempre convulsionado nosocomio local, explicó que «Ya de por si un hospital es complejo, muy activo, donde ingresa gente con problemas que no son solucionables con palabras, sino con acción, con el trabajo de loos médicos, enfermeros, personal necesario para atenderlos, lo que hace que un hospital sea algo muy especial en la vida del ciudadano, y si ya de por sí es complicado, la existencia de este virus implacable, el COVID, puso a prueba todo el sistema sanitario de todo el planeta».
Y agregó: «Nuestro hospital estuvo y sigue estando humanamente a la altura de las circunstancias, si bien podemos hablar de carencias materiales o problemas políticos, en lo que hace a la Salud, se trabajó muy a fondo, que fue lo que nos llevó vidas de compañeros, pero sabemos lo que implica estar en Salud, y nos tocó enfrentar este desastre!».
Rearte agradeció que «el doctor Mussi siempre estuvo cerca, a través de nosotros, su gente, y a través de cada médico, cada enfermero o enfermera, cada personal que trabaja en el Evita Pueblo, el doctor Mussi no se desligó nunca, al contrario, lo consideramos parte nuestra porque de una u otra manera, aún cuando el ‘Evita…’ no tenía conducción de la misma línea política, él caminó a la par del hospital, lo que nos hace enorgullecer de pertenecer a su equipo!».
Finalmente, el dirigente del Sindicato de la Salud aprovechó para «Saludar a cada uno de los que trabajan en el hospital, que arriesgan sus vidas permanentemente por el prójimo, porque lo sienten, porque abrazaron estas carreras sanitarias, y porque en el Medio de la batalla contra el coronavirus, cada uno estuvo en su puesto de trabajo!» y cerró diciendo «¡ Les deseo a todos, unas felices fiestas y a seguir enfrentando este enemigo invisible pero dañino, con toda la entereza de ser quienes somos!».