Viernes, 4 de la tarde. Calle 13 casi 150. El auto de una conocida Escuela de Conducir estaciona en la 13. El ‘instructor de tránsito‘ le indicó a la mujer que aprendía, a estacionar casi en la esquina, donde el cordón estaba pintado de bordó, señal inequívoca de prohibido estacionar.

No obstante, el instructor le marcó que retroceda, pare el auto y baje. La aprendíz de conductora hizo lo indicado. Estacionó, paró el auto y bajó.

Sin importar ni al instructor ni a la instruída, que el auto obstaculizaba la salidas de los vehículos que estaban estacionados en la dársena del lugar… ¿No debería chequearse si este tipo de ‘instructores’ poseen la capacidad para serlo?

Consejo: Busquen otra Escuela de Conducir, lo van a ganar en infracciones de tránsito