Un cadáver esquelético fue encontrado en las costas del Río de la Plata en Quilmes, y las autoridades judiciales apuntan a que se podría tratar de los restos de Salvador Altamura, el letrado de Quilmes que fue secuestrado y del que se investiga el paradero desde hace varios meses.

Los investigadores sospechan que los restos óseos serían de Altamura, quien fue visto por última vez el 13 de julio del año pasado.

Horas más tarde, alrededor de las 4.30 del martes 14, las cámaras del edificio del abogado filmaron otra vez la imagen de la llegada de la moto Honda pero montada por un hombre de distinta contextura física del abogado, luego identificado como Dening, esa persona permaneció cerca de una hora y media en el edificio y luego se retiró.

Altamura era abogado, corría en forma amateur carreras de motociclismo, había vendido una empresa de polietileno y polipropileno, y actualmente continuaba con la importación de las materias primas para ese rubro industrial.

Por el caso hay tres detenidos, Darío Rubén Dening (52), Fernando Francisco Nanfaro (39) y Camila Rocío Bramajo (18).

Aún así, la familia duda que se trate de Altamura dado que las medidas de los restos óseos no se condicen con la estatura en vida de Altamura, pero igual esperan el informe de los forenses.