El jefe de bloque de diputados del Frente de Todos, Máximo Kirchner, sigue sumando liderazgo y recibiendo apoyos para conducir el PJ bonaerense, al tiempo que el presidente Alberto Fernández presidirá el justicialismo nacional.

Máximo Kirchner continúa con una serie de encuentros iniciados en diciembre último, con intendentes de la provincia de Buenos Aires so excusa de «conocer la situación particular de la pandemia de Covid-19 en cada distrito, analizar la actividad económica e intercambiar información sobre la campaña de vacunación con la vacuna rusa Sputnik V«.

Las reuniones apuntan, sin dudas, al creciente protagonismo de Kirchner entre la dirigencia peronista del principal distrito electoral del país, y tiene como correlato el acuerdo generalizado, que se formalizará antes de marzo, para que el jefe legislativo del FDT asuma la conducción del PJ bonaerense mientras que el presidente Alberto Fernández asuma la presidencia del justicialismo a nivel nacional.

Los diversos recorridos por la provincia del máximo referente de La Cámpora tuvieron un punto de partida en un asado que reunió a buena parte de la dirigencia del Frente de Todos, con la participación del Presidente, el gobernador Axel Kicillof y el titular de la Cámara de Diputados Sergio Massa, que se realizó el 30 de diciembre en la localidad de José C. Paz, al oeste del Gran Buenos Aires.

Luego de aquella reunión, que en las filas del peronismo bonaerense fue interpretada como la concreción de una “foto de unidad”, le siguió la visita que el jefe de Estado, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y el hijo de la vicepresidente Cristina Fernández realizaron a la ciudad de Baradero para compartir un almuerzo con los jefes comunales de la 2a. sección electoral (norte de la Provincia).

En la visita a Baradero, en el marco de un almuerzo celebrado en la sede local del gremio de Smata. El intendente anfitrión, Esteban “Tito” Sanzio, integra de hecho el consejo directivo nacional de Smata.

De la comida participaron los jefes comunales Ricardo Alessandro (Salto), Ricardo Casi (Colón), Cecilio Salazar (San Pedro), Carlos Puglelli (San Andrés de Giles), Sergio Dinardi (intendente interino de Carmen de Areco) y Ariel Ríos (interino de Zárate).

Los participantes del almuerzo entendieron que la visita del presidente y del jefe del bloque del FdT expresaba en los hechos la estrategia de consolidar y cuidar la unidad del peronismo en el marco de un año que se presenta complejo, por el rebrote de la pandemia, y que además implicará el desafío de competir en las elecciones de este año.

Hoy el justicialismo provincial está a cargo del intendente Gustavo Menéndez (Merlo), quien desde 2017 se alterna en la conducción con su par Fernando Gray (Esteban Echeverría)quien debería asumir el último año de mandato hasta diciembre de 2021, pero con cada día que pasa esa posibilidad se hace más difusa.

Es que entre los intendentes del conurbano se percibe un apoyo mayoritario a que Kirchner sea el nuevo presidente partidario. La excepción parece ser Gray, aunque no se manifestó de manera directa, y algún otro que se mantuvo en silencio.

También intendentes del interior bonaerense, como el montehermoseño Alejandro Dichiara, manifestaron que máximo “Es el hombre indicado” para conducir el PJ bonaerense.

También hace pocos días atrás, el intendente de Berazategui Juan José Mussi, hizo público su acompañamiento y apoyo a Máximo Kirchner como presidente del Justicialismo bonaerense.

Según el intendente de Escobar, Ariel Sujarchuk,, las tensiones que surgieron en el último año en la provincia de Buenos Aires y que son propias de una coalición como el FdT “fueron todas atendidas y resueltas con la intervención de Máximo“.