El 31 de enero venidero, culminan las increíbles vacaciones pagas que el Concejo Deliberante de Berazategui le regaló al concejal macrista Marcos Marciel Cuellas, en Italia.

Si bien nadie termina de entender porqué el Justicialismo le regaló casi 7 meses de vacaciones en Génova (Italia), pagadas con las tasas municipales que con mucho esfuerzo pagan los vecinos, y que Cuellas trabaja, cobra y vive allá -junto con su familia- laborando como técnico en el Hockey Génova 1980 del Viejo Continente, lo cierto es que la renovación vacacional que los ediles berazateguenses le hicieron en diciembre útimo culminan a fin de mes, y no volverá a ocupar su banca el caradura concejal.

La pregunta del millón es… ¿quien ocupará su lugar? Si bien Juan Carlos Cáceres viene reclamando -inclusive judicialmente– que es a él que le toca asumir, por una cuestión de género, la verdad es que no.

Si bien en las legislaturas del país, por ley cada banca libre debe ser ocupada por un par del mismo género, ello no se aplica en los concejos deliberantes. O sea, si una diputada deja su banca antes de tiempo, debe reemplazarla una mujer, igual que al revés, si se tratara de un hombre.

Sin embargo, en el caso de los concejos deliberantes, los sucesores son por orden de lista, no por género.

De manera que al dejar a fin de mes su banca Cuellas, le corresponde legalmente asumir, a la subsiguiente de lista, que en este caso es Vanina Passalacqua.

Si bien actualmente la ex concejal reside en España, las apuestas crecen imparables en su favor, como que ella asumirá en febrero el escaño de concejal por el PRO, aunque hasta ahora, nadie dice «esta boca es mía…».

Inclusive, se dice por lo bajo que ya se estaría hablando en el deliberativo local, de una posible sesión extraordinaria para los primeros días de febrero

¿Quien se sentará tras prestar juramento? Pocas fichas se ven en favor de Cáceres