Parece que este año va a tener muchos vaivenes para cierto personaje que no logró evitar su propio ‘narcisismo político’ y tampoco la prosperidad económica que tuvo en los últimos años.
Como aún se investigan varias aristas de ésto, y no hay concreciones judiciales sobre él, matizado por un año pandémico que lo ayudó a que su historia no pase por las oficinas de los juzgados de Quilmes y Avellaneda, no podemos dar su nombre por cuestiones legales, pero su historia, tan rica en crecimiento económico -no político- merece que dispensemos algunas líneas…
Su actividad principal, en conocido gremio de la zona, era auditar las prestaciones médicas para los afiliados, rubricando él mismo, las órdenes sobre las prácticas hechas. Supuestamente…
Ocurre que el muchacho de marras, junto con otro sindicalista del mismo gremio pero de la sede Avellaneda, parece que firmaban prácticas que no se hicieron nunca, como el paso de bebés recién nacidos a terapia o a incubadora, cuando en realidad nunca se hizo; largas internaciones con suministros de medicaciones en personas que no estuvieron en esa condición, e inclusive -parece- el grueso de la recaudación habría pasado por las compras de prótesis para operaciones en pacientes que nunca fueron intervenidos, y con sospechas que las mismas fueron vendidas por circuito ‘negro’ dejando pingües ganancias a él y sus socios del gremio.
Dicen que cuando el escándalo comenzó a estallar como vidrio, el tipo se cuadró duro frente a los poderosos y millonarios sindicalistas que ahora lo querían ‘ejecutar’ y habría amenazado con abrir la boca y revelar secretos de gran parte de la cúpula de su sindicato, a quienes pidió una salida ‘decorosa’ para no abrir la boca, ya que en Avellaneda, el hijo de un capitoste del gremio estaba prendido, y podría caerse la estructura haciendo mucho ruido.
Parece que fue ahí entonces, cuando el máximo millonario y cacique del gremio, hizo los contactos necesarios y ¡Chan! el próspero muchachón, que iba a terminar tras las rejas mas o menos, apareció sentado en una banca de concejal de Berazategui!
CIENTOS DE MILES, COMPRANDO ANTIGÜEDADES DE PERÓN…
El entonces concejal, fue mostrando de a poco sus inversiones, con ropas originales de Perón y Evita, muebles de aquella época y otras coleccionables piezas (algunas de oro) que evidenciaban mucho dinero invertido.
Vive en un country en Ranelagh, tiene vehículos de colección y hasta una embarcación de pesca.
El formar ‘gavillas de amigos’ le jugó en contra a la cúpula del gremio, por lo que cuando estaba por detonar el escándalo, tuvieron que agachar la cabeza.
Un cartelito colgaba de un árbol en una plaza y decía: «ladrón que roba a ladrón, tiene cien años de perdón…».
Cubierto por la chapa de concejal, avanzó arreglando lo mejor que pudo sus negocios, mientras que el gremio preparaba la batería de denuncias contra él, dado que hubo ‘efecto rebote’ en varios sanatorios y hospitales que empujaron, sí o sí, a asentar expedientes judiciales.
Dicen que la ‘cosecha’ por los ilícitos, superan los 20 millones de pesos de hace 3 años atrás, otros creen que el número es mas elevado que eso.
A LA JUSTICIA
El congelamiento decretado por la pande-mia reinante durante 2020, planchó -y bastante- los sumarios en las oficinas judiciales.
Los malos aseguran que hubieron intentos de hacer desaparecer algunos de esos expedientes pero no lo lograron.
Ahora parece que envalentonados abogados de al menos cuatro sanatorios, afectados por las múltiples estafas investigadas, movilizaron y fuerte los papeles, y dicen que muy pronto habrá novedades sobre el millonario coleccionista y algunos ‘socios’ que estallarán como vidrio, dicen…
HÁBIL EN LA POLÍTICA, PARECE
De paso, al terminar su mandato y haciendo gala de su situación de ‘tener agarrados’ a varios sindicalistas y empresarios fue aprovechado para ‘seguir cobrando del Estado’.
De la noche a la mañana, aparece como candi-data en una lista, su esposa, simple esteticista sin el mas mínimo antecedentes político. Inexistencia total de militancia ni actividad política, pero es la esposa del tipo que demanda silencio a cambio de silencio.
Hoy, él fue eje de algunas conversaciones del municipio con empresas (no lo deben conocer los empresarios…) y suele vérselo haciendo reuniones en el bloque de su esposa.
Esta simple historia, es solo parte del gran entramado de la corrupta política argentina y el sucio y corrupto gremialismo, que afilian a los humildes trabajadores, los cuales mientras ‘cocinan’ sus pulmones en hornos ardientes, sus «conductores» se pasean en autos importados y despilfarran la plata de los trabajadores jugando al golf en Puerto Madero…