El primer aumento en las jubilaciones de acuerdo con la ley de movilidad sancionada por el gobierno de Alberto Fernández será en marzo y oscilaría el 8%. Quedará por debajo de la inflación proyectada para el primer trimestre (11% según consultoras) a pesar de la promesa de que los jubilados no perderían poder adquisitivo.
Ante esto, el Gobierno analizaría pagar un bono. Alberto Fernández dijo que una de las prioridades de su Gobierno «son los jubilados».
Con la inflación de enero en el 4% y la estimación de febrero en 3,5%, la proyección del primer trimestre superará el incremento del 8% en las jubilaciones que prevé la ley de movilidad. Esta posibilidad ya había sido prevista por la administración de los Fernández cuando a fines del 2020, la titular de Anses Fernanda Raverta había dicho que «si los salarios y la recaudación no se recuperaban en el 2021, son las variables que toma la nueva fórmula, siempre está la facultad del presidente de pagar un bono».
Raverta tiene que anunciar en estos días el primer incremento por la nueva ley de movilidad previsional.
Ese porcentaje quedará muy por debajo de la inflación del primer trimestre. Ecolatina proyecta un 11,5% y desde la consultora LCG un 11,8%.
A pesar de que el nuevo índice no garantizará que los jubilados no pierdan con la inflación, desde el Gobierno argumentan que «de haberse mantenido la fórmula del macrismo, este aumento de marzo hubiera sido del 7%, aunque es sólo 1 punto por debajo del índice del Frente de Todos».
En ese marco, según una fuente de la Casa Rosada, para compensar la pérdida frente a la inflación habrá un bono extraordinario para los jubilados en marzo.
Ese beneficio sería definido por el Presidente, a su regreso al país de su visita a México.
El bono alcanzaría a los que ganan la jubilación mínima o un poco más, a las pensiones no contributivas que cobran el 70% del haber mínimo y los que perciben la PUAM (Pensión Universal al Adulto Mayor).
En total un universo de casi 5 millones de personas, se adelantó, aunque la suba de los precios afecta a las 18 millones de personas alcanzadas por la movilidad.
Con el aumento del 8,07%, la jubilación mínima pasaría de $ 19.035 a $ 20.571 a cobrar durante marzo, abril y mayo.
Y en el caso de las pensiones no contributivas serían de $ 14.400 y la PUAM de $ 16.457.