Una pena. Fue una fiesta folclórica en el Círculo Santiagueño del distrito, allá por 111 y 23. Lejos de cualquier protocolo y totalmente ausentes los ‘cuidadanos’, casi la totalidad de los presentes disfrutaban del momento sin el mas mínimo cuidado, con una ausencia casi total de tapabocas o barbijos.
Solo los que actuaban exhibían los protectores, y un número mínimo del público. Después (como se observa en la foto) los barbijos brillaban por su ausencia, sin que -de paso- se haya observado la asistencia del municipio para cotejar que la reunión esté encuadrada dentro del protocolo vigente…