Como ya publicamos en nuestra anterior edición, todo parece indicar que luego de verse obligado -el presidente de la Nación- a echar a su amiga de toda la vida y ministra designada por él en Justicia, la Dra. Marcela Losardo, Alberto Fernández ya abdicó en favor de la vicepresidente Cristina Fernández, esperándose solo el momento justo para ‘blanquear’ la salida de la Casa Rosada.
Señales inequívocas son, por ejemplo, que luego del fuerte cruce entre el ministro de Seguridad bonaerense Sergio Berni y el secretario de Seguridad de la Nación, Eduardo Villalba, cuando el coronel de provincia echó a empujones al enviado de la ministra Frederic, por el caso ‘Maia’, encendió los radares de la prensa sobre qué pasaría con Sergio Berni.
Días después, en pleno acto donde estuvo Alberto, Cristina lo hizo sentar en primera fila, claro mensaje sobre a quien responde Berni y quien toma las decisiones en el Gobierno.
También, mientras el ministro Guzmán negociaba ante el FMI en los Estados Unidos sobre las pautas de la deuda externa del país, en las últimas horas Cristina Fernández pasó por arriba de Alberto F. y vociferó públicamente que «el país no puede pagar, no tiene plata…» dejando mal parado el ministro de Economía del país, y al propio presidente.
Nadie oculta que los principales sillones ministeriales del país, los maneja directamente CFK, en medio de lo cual, viendo el kirchnerismo que los números de encuestas actuales dan muy mal al Gobierno, aún después que Alberto Fernández habilitó el calendario electoral de este año, habría movidas silenciosas pero constantes para utilizar la fuerte ofensiva del COVID-19 en el país para avanzar con restricciones en la sociedad, que permitan tomar medidas para evitar las PASO y llegar a las elecciones con todo armado.
En algún momento hasta se habló del pase de Sergio Massa a la Jefatura de Gabinete en lugar de Cafiero, y Máximo Kirchner, a la presidencia de Diputados.
Alberto no puede renunciar, porque habría que votar nuevamente, de manera que debe pedir licencia como presidente para salir del Gobierno. Cristina, por su situación jurídica, podría excusarse de ocupar la primera magistratura de manera que se activaría la bicameral para decidir quien se sienta en el sillón de Rivadavia.
Ya un presidente de la Cámara de Diputados, el quilmeño Eduardo Camaño ocupó la presidencia del país ante la renuncia de De la Rúa.
¿ Es posible entonces, que Máximo Kirch-ner acceda a la Rosada ante esta situación?