La Municipalidad de Berazategui y efectivos policiales desactivaron una fiesta clandestina y clausuraron dos bares que incumplían las normas establecidas para realizar encuentros sociales, en el marco de la pandemia de coronavirus (COVID-19). Según se informó, los propietarios de cada uno de estos establecimientos deberán afrontar severas multas económicas.

Se trata de los bares Vanner (Colectora de Ruta 2, altura km 38.5, El Pato) y La Antigua (calle 125 e/ 23 y 24); además de una casa particular en Hudson, ubicada en la calle 136 (e/ 48 y 49), donde se desarrollaba una fiesta clandestina. Desde la Secretaría de Trabajo, Habilitaciones e Inspecciones Comerciales e Industriales y Bromatología municipal informaron que los operativos se realizaron luego de recibir denuncias de vecinos que advirtieron las fiestas y los ruidos molestos.

De esta manera, con el fin de evitar la propagación de COVID-19, los equipos de inspectores del Municipio llegaron rápidamente a cada uno de estos espacios, en compañía de agentes de la policía. Tras constatar que en ninguno de ellos se respetaban las normas establecidas para las reuniones sociales, inmediatamente se procedió a la clausura de los establecimientos y a las respectivas multas para sus propietarios.