La denuncia apunta que en una licitación minada de irregularidades, el ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad que conduce Elizabeth Gómez Alcorta, «benefició a la empresa Ejes SA, propiedad del ex gerente financiero de la agencia estatal Télam, José Luis Primo, quien además se encuentra ejecutado por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) por evasión tribu-taria».
La cartera nacional de las Mujeres, atraviesa un derrotero de controversiales decisiones. Gómez Alcorta ya tuvo problemas por pagar millones por un catering, muebles nuevos y hasta intentó gastar una verdadera fortuna en objetos de difusión, pero a último momento dejó sin efecto la compulsa, abrumada por una catarata de críticas.
La compulsa lleva el número de proceso 500-0005-CDI20 y «el objeto propio» de la misma encierra polémica.
Uno de los servicios más controversiales, el monitoreo de medios de comunicación, funciona como una especie de servicio de inteligencia sobre los sitios web, las radios y los periódicos que mencionen al ministerio contratante o a cualquiera de sus funcionarios. En numerosas ocasiones, se utiliza para decidir a quienes se les repartirá la pauta oficial.
Curiosamente, a la licitación sólo se presentó una oferta, de la empresa Ejes SA, por un total de 540 mil pesos, por lo que resultó triunfadora.
Resulta llamativo que el presidente de Ejes sea Primo, quien además de haber cumplido un rol clave en la agencia estatal Télam, se encuentra actualmente ejecutado por la AFIP en el juzgado federal de Río Cuarto, en Córdoba, por evasión tributaria.
Según consta en el expediente número 51.515 ‘DGI c/ Primo José s/Ejecución Fiscal’, la AFIP quedó habilitada para ejecutar a Primo «hasta obtener el íntegro pago del capital reclamado».
Primo además está afectado a las empresas Grupo Identidad SA, con la que también recibió pauta oficial durante la gestión de Mauricio Macri, y Linknoticias SA.
Asimismo se destaca que con esas mismas empresas, Primo ganó numerosas licita-ciones y contrataciones directas señaladas como ‘favores’ del Gobierno de Macri y Larreta en Buenos Aires.