La verdad que la publicación de la ‘despedida’ que la llamada ‘Casa de JXC Berazategui’ emitió sobre el fallecimiento de Angel Soto, cayó bastante mal entre la propia militancia del sector…
Precisamente, la semana anterior -horas antes de la partida de Soto- habíamos publicado en esta misma sesión, que legal y legítimamente, la presidencia partidaría le corresponde a Vanina Passalacqua. ¿Porqué?
Bien. El presidente inicial era el multidenunciado por estafas y otros yeites Ga-briel Kunz, quien el año pasado dejó el PRO y fundó su propio bloque. La vicepresidencia le tocaba a Marcos Cuellas, otro que mostró -y mal- la hilacha en Berazategui y en Italia.
Los tres primeros vocales -sucesorios de la presidencia- son Vanina Passalacqua (1a), Angel Soto (2do.) y Hernán Ríos (3ro.). Tras el desastre provocado por Kunz, sucede en la conducción Cuellas -cortado por la misma tijera que Kunz…- quien se fue a vivir a Italia. Passalacqua, que no entró como concejal, migró a España con su familia. Si bien no hubo internas ni acciones norma-lizadoras en ese partido, Soto usó la lógica – presidencia acéfala- y asumió él, correspondiéndole a V.P. ese lugar.
Con la vuelta de la docente de Ranelagh -como publicamos la semana pasada- Va-nina P. iba a asumir la presidencia -lo que estaba en diálogo con el extinto Angel S. por su internación.
Passalacqua es la presidente legítima y legal del PRO Berazategui. Pero repentinamente, per sé, Ríos se descuelga anunciando ser el presidente de la fuerza. No hay argumentos que lo banquen en esa. Solo hay ambición política…