Lamentablemente, en la historia pública de Gabriel Kunz, donde apretás, sale pus…
Esta vez, su víctima fue un reconocido comercio de estéreos de vehículos de la Av. 14. El concejal concurrió con un vehículo al cual le hizo cambiar estéreo con pantalla y parlantes. Solo le pagó una mínima parte. Luego pasó su compañera y le arrimó chaucherío y no apareció mas.
Cuando el honesto comerciante concurría al Concejo, Kunz lo hacía echar por la Policía del lugar y hasta le mandó a su secretario Roberto Grillo a decirle que «se deje de joder, que no le iba a pagar mas…».
«Me equivoqué, creí que era un buen tipo, a un conocido mío le pagó con dólares falsos…» se lamentó el querido comerciante.