Ocurrió días pasados, según quienes vieron el incidente.
Conocido comunicador local, afectado de CO-VID, salía del mussinipio cuando se acercaron a saludarlo. «No, no te acerques» pidió, aclarando «tengo coronavirus» tras lo cual se fue.
Flotando en el aire quedó una fea sensación, ya que salía del edificio municipal -seguramente estuvo o en el 4° piso Prensa, o en el 2° retirando algún cheque- sin medir que así como él exhibía una salud que no era de Cristal, podría haber contagiado a otras personas…