Le mintió a Mussi y a Julio Pereyra. Movilizó al ‘Movimiento Evita‘ y se identificó como ‘Jefe de Gabinete‘ del ministerio de Desarrollo Social de la Nación, para que un usurpador se quede con una propiedad que tiene legítimos dueños.

Matías Aguirre se involucró en la usurpación que Walter Ortega -dueño de la empresa ‘Acero Ortega‘- hizo de una propiedad sita en 138 entre 1 y 2 de Berazategui. El líder del ‘Movimiento Evita‘ de Berazategui, de alguna manera se puso del lado del intruso de una propiedad adquirida legalmente durante un remate, Ortega intrusó la propiedad, puso 10 personas -relacionadas al ‘Evita…’ y las quiso ‘disfrazar‘ de ‘cooperativa de trabajo‘ para así resistir el desalojo ordenado por la Justicia. Una ‘cooperativa‘ que nunca existió.

Dicen que el ‘arreglo‘ era que el ‘Movimiento Evita‘ de Aguirre se quedeilegalmente obvio- con dos galpones usurpados, y que el principal intruso, Walter Ortega, se quede con la casa del lugar que ilegalmente tomó y donde actualmente vive.

Para no ir de frente a Mussi, Aguirre fue al diputado varelense Julio Pereyra, de quien pretendían que saque una resolución desde la Legislatura provincial. Conocedor de las maniobras, Pereyra se habría excusado y pasó el tema a Juan José Mussi, para que éste emita un decreto sobre la inexistente cooperativa declarándola «de interés municipal«.

Matías Aguirre aportaba la movilización del ‘Movimiento Evita‘ y a Silvio Galarza, de un grupo conocido como ‘MUP‘ ambos quienes se burlaron el viernes último de las directivas presidenciales por el COVID y llevaron gente a la puerta del Juzgado de Trabajo N° 3 de Quilmes, hasta donde llevaron el decreto de Mussi.

Resultado de todo ésto, como dijimos la semana pasada, fue el rechazo de lo hecho, de parte del Tribunal interviniente, que involucró a los protagonistas de la lamentable jugada. Al intendente Mussi como al ministro Arroyo, les ordenó hacerse cargo de la relocalización‘ de los usurpadores «en un plazo de 60 días«.

O sea, aparte de ejecutar el fallo judicial, le ordenó a Mussi se haga cargo de dónde poner a ‘trabajar‘ a los que se decían ‘cooperativa‘. Al usurpador, intruso ilegal de la propiedad, Walter Ortega, le ordenaron también el desalojo del lugar.