El gobernador Axel Kicillof prohibió la venta de los productos de pruebas rápidas para detectar coronavirus, en las farmacias de la provincia, argumentando que esos test «son de uso profesional excluyente y deben realizarse en laboratorios de análisis clínicos».
La medida se da tres semanas después de que la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) aprobara el test chino Immunobio para ser comercializado en farmacias.
A través de la resolución 1533 publicada en el Boletín Oficial, Kicillof recordó que «todos los test para covid-19 que se encuentran actualmente disponibles son de uso profesional exclusivo y deben realizarse en condiciones e instalaciones adecuadas, por ello son de venta exclusiva a laboratorios de análisis clínicos».
Apuntó, además, que «está claramente norma-do en los procedimientos sanitarios Covid-19, que cualquier resultado debe estar cargado en el Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentina (SISA) por un profesional inscripto que sea titular de un laboratorio habilitado por la autoridad competente» detalló el mandatario.
De esta manera, el Gobierno bonaerense le pone un freno a la prueba rápida que tiene un 96% de efectividad y un costo de 2.500 pesos, y que ya se comercializaba en algunas farmacias de Buenos Aires.
Se trata del test chino Immunobio del laboratorio Hangzhou Immuno Biotech CO Ltd, importado por Vyam Group S.R.L., que permite en 10 minutos conocer el resultado.
Se aguarda ahora la reacción del sector farmacéutico que se pronunciará sobre la medida.