Un muy mal momento atravesó estos días un trabajador municipal del área de Seguridad, más precisamente Tránsito.
Al mismo, hace un tiempo atrás Daniel Báez -de la UOEMB- lo designó «a dedo» hace un tiempo atrás como ‘delegado’ de sector.
El referido trabajador municipal, asignado sobre Av. 14 habría tenido inconvenientes en la zona, y habrían llevado problemas a sus Superiores, quienes evaluando la difícil situación actual, optaron por no cesantearlo y lo trasladaron a ‘Objetivos Fijos’.
Y ahí estalló el conflicto.
El referido trabajador se negó sistemá-ticamente al traslado, aduciendo tener «tutela sindical» cosa que no es tal, solo fue una «designación imprudente» de Báez.
No hay tal designación legal porque ello requiere un trámite ante el Ministerio de Trabajo de la Nación, y posteriormente la notificación fehaciente al empleador, en este caso al Intendente Municipal, mediante Carta Documento, Telegrama o expediente.
Con todo, el trabajador -muy mal asesorado por parte de Báez- quedó expuesto a recibir una sanción disciplinaria.
Dicen que Báez intentaría presentar un escrito para «parar el ruido» con sus propios afiliados, ya que en solidaridad con el trabajador en cuestión, se apresuraron a presentar sus desafiliaciones a la UOEMB.
La ignorancia de un dirigente, más su testarudez y apetencias personales, terminan perjudicando a un trabajador.
En las últimas horas se supo que desde el municipio «le perdonaron la vida» y hasta insisten que intercedió en ello ¿el Sindicato Municipal?