No podía ser de otra manera. El poder puede ser una herramienta para servir al Pueblo o para servirse a sí mismo.
Florentin Omar Acosta, concejal desde 2019 por el ‘Frente de Todos’ es -como se sabe- el ‘presidente virtual’ del Concejo Deliberante de Berazategui, quien tiene poder inclusive sobre el presidente ‘real’, Adolfo Roesler. Poder que le fue dado de lo alto, obviamente…
Ex marinero sanitario en la guerra de Malvinas, fue varias veces concejal por su cercanía al doctor Mussi. También ocupó diversos ‘cargos’ en el municipio local.
La primer semana de marzo, Omar Acosta -de 57 años y sin ser personal esencial– recibió la primer dosis de la vacuna Sputnik V en la escuela 46 de Hudson.
En la primer semana de abril, recibió la segunda dosis en la sede de ATE de Berazategui. Un verdadero vacunado VIP.
Con 450.000 habitantes, Berazategui vacunó hasta esta semana a 69.700 vecinos (un 15% de la población) de los cuales 66.290 recibieron la primera dosis, y solo 3.390 vecinos fueron inoculados con la segunda dosis.
Abuelos, personas con enfermedades preexistentes o de base, niños, discapacitados, enfermos de cáncer y otros males, siguen aguardando ser beneficiados por la vacuna que no recibieron.
Omar Acosta ya se vacunó con las dos dosis. Y dicen que no sería el único concejal ni funcionario que lo hizo.
No es personal esencial, aunque dicen que estaría registrado como personal ‘sanitario’ (…). Acosta expone así la inmunidad del poder y compromete a su líder político, ya que la gente juzga lo ocurrido de acuerdo a quien es el protagonista, una persona que refriega en la cara de los otros, el poder que le confirieron, poder aparentemente sin límites…