El día del encuentro entre el presidente Alberto Fernández con su par francés Emmanuel Macron – reunión clave donde el argentino busca el respaldo para la negociación por la deuda con el Club de París- se publicó en la edición europea del periódico británico Financial Times una solicitada que muestra a ambos mandatarios juntos, en una gráfica que imita el afiche original de la icónica película de los años 70 El último tango en París.
Bajo el título «Un nuevo tango en París», la postal fue ideada por el movimiento cívico y social Avaaz para representar «los desafíos que enfrentan los países de ingresos medios en la negociación de sus deudas soberanas, como protagonistas de un tango vicioso e improductivo que bailaron durante décadas», de acuerdo a lo que informaron en una nota de prensa. Allí, reclamaron que «ambas naciones dejen de lado el abusivo baile entre países ricos y pobres e incluyan la compensación ambiental como un mecanismo para renegociar las deudas financieras dentro del Club de París».
La solicitada dice que «Argentina es un país rico en recursos naturales, pero atrapado en cíclicas crisis de deuda».
«Le pedimos a Macron y a Fernández que este sea el último tango en París y que dejen de dar vueltas en una lógica inconducente: la Argentina es deudora financiera, pero es acreedora ambiental. En lugar de refinan-ciar pagos eternamente, lo que proponemos es que se incorporen a la discusión los aportes ecológicos que los países realizan para el mantenimiento de la sustentabilidad planetaria», sostuvo el argentino Oscar Soria, director de campañas de Avaaz.
Según la asociación, el aviso publicado en el diario de la City londinense «fue pagado a través de pequeñas donaciones online de los socios del movimiento, que cuenta con casi un millón de integrantes en la Argentina y más de 67 millones de miembros en todo el mundo».
«Hay otra forma. El dinero que se usa para pagar deudas financieras, siderales e insostenibles podría usarse para preservar la riqueza natural del planeta», sostuvieron desde Avaaz, adonde indicaron también que «Francia puede facilitarle a la Argentina el pago de la deuda al reconocer su riqueza ecológica y sentando un precedente para todo el mundo».
«Así como los que bailan dan vueltas en círculos, la historia vuelve a enfrentar a dos representantes de un modelo agotado. Por un lado, un organismo financiero internacional que busca cobrar una deuda pactada sobre una tasa usurera; y por el otro, un país como la Argentina, rico en recursos naturales, pero atrapado en cíclicas crisis de deuda y en un estancamiento crónico que lo que ha convertido en un defaulteador serial», señaló Oscar Soria y agregó: «Francia y la Argentina podrían demostrarle al mundo que, sobre la base de una negociación verdaderamente innovadora y creativa, es posible cambiar la melodía y pensar en bailar un nuevo tango en París. Esta vez inclusivo, verde y consensuado».
En la solicitada, le reclaman a Francia y Argentina que dejen de lado «el abusivo baile entre países ricos y pobres»