Nadie debería dudar de las bondades de trabajar en Berazategui, especialmente de concejal, y que tras predicar ayudar a los humildes e invocar a Evita, Perón etc, logran salvarse ellos.
Ya hace un par de años, el que dio el primer batacazo fue el ex concejal PJ Leonardo Virardi, quien tras culminar su mandato, se mudó a un barrio privado frente a la Autopista, donde en ese momento pagaba de alquiler lo que un municipal percibía de sueldo…
Luego, se sumaron al barrio los concejales Margarita Mateo y Omar Acosta, quienes -dicen- no alquilaban sino que serían propietarios. Inclusive Don Florentin le alquilaba -dicen- una vivienda a una allegada…
Ahora se supo que otro concejal oficialista, también encalló en el barrio privado.
El mismo que explotó -a espaldas del DNU presidencial- un autocine en Hud-son que le permitió llenarse de plata en un par de meses (y llenarle de bolonquis el escritorio al mussinipio) y que estaría por abrir reducto whiskero en plena 14.
Sumen que el capo del Movimiento Evita, Matías Aguirre, se mudó a una casa en el corazón residencial de Ranelagh, y sentirá el aire de proesperidad del partido… No?