Se trata del proyecto que se conoce como ‘Ley de Talles’, aprobado en la cámara de Senadores en marzo de 2019, y en noviembre del mismo año, llegó convertirse en ley en Diputados. Sin embargo, con la pandemia, las prioridades cambiaron y la reglamentación de la norma quedó en pausa.
Si bien las dificultades de una gran parte de la población al momento de encontrar ropa que se ajuste a su cuerpo se arrastran desde hace varios años, en el último tiempo las redes sociales jugaron un papel fundamental. Estas empezaron a reflejar las complicaciones reales de muchas personas que no logran encontrar talles de vestimenta para ellas.
Así, las distintas voces comenzaron a hacerse escuchar y a hacer un pedido más que necesario: una ley que obligue a las industrias a respetar un sistema único de talles que no discrimine y que, por el contrario, incluya a toda la población.
Un trabajo audiovisual desarrollado por Rocío Solavaggione, Mercedes Soriano y Micaela Vicente, cuando todavía eran alumnas de la carrera de Lic. en Comunicación Periodística de la Universidad Católica Argentina, fue un ejemplo de esto.
Un video explica que «la falta de talles en la industria y en las marcas, no solo genera que a un gran número de personas se le dificulte conseguir vestimenta de su tamaño, sino que además es un reflejo del contexto sociocultural en el que la población está inmersa. La mayoría de las marcas solo responden a los estándares hegemónicos impuestos sobre los cuerpos y, así, dejan afuera a quienes no se ajustan a esos parámetros».
Eso «habla de una discriminación de la apariencia institucionalizada», que «puede afectar gravemente a las personas que la padecen, motivando la insatisfacción con su cuerpo que pueden llevar al desarrollo de distintos trastornos como son los de la conducta alimentaria (TCA), y generando un sentimiento de humillación y de exclusión social constante».
Por todo lo mencionado anteriormente, es que se trabajó sobre que «Argentina necesitaba una “Ley de Talles con urgencia, algo que, después de tantos años de lucha, se logró conseguir».
El decreto finalmente publicado en el Boletín Oficial señala que es «necesario reglamentar aquellas cuestiones indispensables referidas al Sistema Único Normalizado de Identificación de Talles de Indumentaria (SUNITI), al etiquetado de la indumentaria y la cartelería comercial, al Estudio Antropométrico, a las campañas de educación y sensibilización, a las prácticas abusivas y el régimen sancionatorio aplicable por infracciones a la referida Ley».
El mismo también establece que «la autoridad que se encargará de que la ‘Ley de Talles’ se aplique en todo el territorio nacional es la Secretaría de Comercio Interior del Ministerio de Desarrollo Productivo».
El Estudio Antropométrico, para establecer las «medidas corporales estandarizadas, quedará en manos del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI)».