El gobernante ‘Frente de Todos’, que obviamente sabía que los números no le venían a favor, apostó fuerte a la llegada de vacunas para el COVID, y a la ‘unidad’ que tanto se divulgó hace unos meses atrás, para cimentar un poco la endeble ruta a noviembre…
Pero las vacunas no llegan, mucha -muchísima- gente ruega aunque sea tener la primera dosis, y los fríos números del país entero -solo un 18% vacunados con la 1a. y apenas un 8% con la segunda- hicieron su efecto negativo mas temido en la gente, al punto que los acuerdos o ‘unidades’ tan promovidos, casi pasan por desapercibidos.
Otro punto es el hambre y los interminables cierres de comercios que llevan al desastre a miles de trabajadores, sumado al cruel regreso a las aulas con frías, terriblemente frías ‘burbujas’ creadas como protocolo y que al segundo día del reinicio de clases movió a que muchas madres desistan de someter a sus hijos al cruel castigo del hiriente frío, empujaron a la pendiente los planes del Gobierno en la provincia de Buenos Aires, donde -inclusive- escracharon al gobernador Kicillof en Junín, y al presidente en Pergamino, desafían enormemente la supuesta homogeneidad del Frente de Todos en territorio bonaerense.
Y encima, la aparición de una encuesta de la reconocida ‘Management & Fit’ en el AM-BA, donde midieron la provincia de Buenos Aires y ‘Juntos por el Cambio’ obtiene el 34% contra el 31% del FDT, instaló una agradable sorpresa para la oposición y los medios de comunicación ‘independientes’ pero casi una tragedia para el Gobierno de Axel K. y le agregó una cuota de optimismo para derrotar al peronismo unido en Buenos Aires.
Algunos observan el trabajo de reaparición de Florencio Randazzo en la escena, con peronistas que trabajaron con Eduardo Duhalde y otros que acompañaron a Massa hasta el 2015 y que luego se sumaron a ‘Cambiemos’ hoy representan un «peronismo antikirchnerista» que espera obtener un piso del 10% y -creen los observadores- le restaría votos al ‘Frente de Todos’.
La prédica era que para que gane el ofi-cialismo en la provincia de Buenos Aires, había que trabajar en unidad del peronismo, la vacunación masiva y ansiada, y la mejora de la economía.
Pero las cosas se le complicaron demasiado al Gobierno, donde pese a que habrá rebote en relación a la caída del año pasado, es un hecho que los salarios y las jubilaciones perderán frente a la inflación, por lo cual la economía jugará en contra.
A este enjambre que no solo hace fruncir el ceño al Gobierno, se agrega un nuevo y preocupante elemento a los anteriores de unidad, vacunación y rebote económico, y es la reaparición en escena, de Mauricio Macri, que en el Conurbano aleja a los votantes.
Pero la lectura indica que si Horacio Rodríguez Larreta, en las PASO, con ‘Maru’ Vidal en CABA y Diego Santilli en la provincia, derrotan al macrismo representado por Patricia Bullrich y Jorge Macri, el gobierno ya no podrá «asustar» con «la vuelta de Mauricio Macri».