«El reciente choque del cual fuera víctima el secretario de Seguridad de La Plata, Darío Ganduglia, es una lamentable prueba de la inseguridad vial que se vive y en donde el alcohol suele ser el principal inductor de las tragedias», así se refirió el titular de la ONG,’Corazones Azules’ Pedro Perrotta, sobre el incidente vial ocurrido días atrás.
«La fortuna quiso que no estuviéramos lamentado nuevas víctimas por ese incidente vial, en donde también se incendió el auto, o sea que podrían haber muerto carbonizados», agregó.
«La inseguridad vial superó ya a las cifras de la pre pandemia. Hoy tenemos más cantidad de muertos viales que en el 2019», aseguró Perrotta.
La ONG recordó que, «frente a la anormal ingesta de bebidas alcohólicas por parte de conductores, especialmente los fines de semana, se presentaron proyectos de ordenanzas de Tolerancia 0 en alcohol y estupefacientes en 2018 pero nunca se trataron, por lo que lo ocurrido recientemente avala nuestra postura», se afirmó.
También Perrotta recordó que «hemos presentado un proyecto de ley para reformar el Código Penal de manera tal que aquellos que den positivo de alcohol o estupefacientes en un control se les aplicará la pena de prisión de 18 meses a tres años, e inhabilitación especial por el doble tiempo de la condena», o sea «a quien conduzca un vehículo motor o ciclomotor bajo acción de estupefacientes, estado de ebriedad o alcoholización en niveles más elevados a los permitidos por la normativa vigente».
Este proyecto se fundamenta en los altos niveles de siniestralidad y número de víctimas fatales causados por conductores alcoholizado o que han consumido estupefacientes.
«Conducir alcoholizado es una actitud negligente, alcohol y volante no son una buena pareja», explicó Perrotta, por tal motivo es que «desde la ONG pensamos en crear una herramienta que tenga una doble función: sancionar a quienes deciden manejar alcoholizado, y disuadir a aquellos que piensen en hacerlo».
Por otra parte, Perrotta remarcó -sobre lo sucedido con Gandulia- que «nos llama la atención que desde las cámaras del Municipio de La Plata ya venían observando previamente el andar descontrolado de esos jóvenes que provocaron el accidente, que venían pasando en rojo sucesivos semáforos, y no se activó ningún protocolo para detenerlos antes. De haberlo hecho, se hubiese evitado este accidente» cerró.