La muerte del presidente del Consejo Escolar de Berazategui, Héctor Aníbal Peñalva, fue investigada por la Policía Científica de la provincia de Buenos Aires, y tras las diligencias respectivas, se confirmó que no se encontrarton factores ajenos ni externos en el lamentable accidente.
Peñalva, de 50 años de edad, hacía una década que estaba al frente del Consejo local.
La autopsia reveló que el funcionario no había sufrido otras lesiones hasta el momento del incendio.
El cuerpo del presidente del Consejo Escolar del municipio de Berazategui fue encontrado parcialmente carbonizado en su vehículo personal, un Peugeot 405 que se incendió en la vía pública.
Fuentes judiciales revelaron que «la autopsia confirmó que falleció por las quemaduras en las vías respiratorias», y que por el momento «no hay indicios de la participación de otras personas ni de un hecho doloso».
El fiscal que investiga el caso, Cristian Gra-nados, titular de la UFI 2 Descentralizada de Berazategui, recibió en las últimas horas los resultados preliminares de la autopsia.
El cuerpo de Peñalva fue encontrado del lado del conductor del auto que los vecinos del lugar encontraron estacionado en la calle, por lo que se alertaron por lo sospechosa de la situación.
Los estudios muestran que el funcionario sufrió una hiperglucemia -por su calidad de ‘diabético’- y la excesiva aceleración del auto por el estado de semidesmayo en que se encontraba, provocó un recalentamiento en las conexiones eléctricas del GNC de la parte trasera del vehículo, lo que provocó el foco ígneo.
Del auto salía humo por lo que los vecinos dieron aviso al 911, tras el cual acudieron efectivos del Comando Patrulla de Berazategui, quienes advirtieron que el vehículo se encontraba envuelto en llamas y que había un ocupante en su interior.
La primera inspección ocular de los policías al cadáver revelaron que el cuerpo no presentaba lesiones a simple vista, ni de arma blanca ni de fuego.