La situación hasta fue cómica. Un conocido ‘topo’, operador del Palacio de Cristal, se citó a tomar un cafecito frente a la muni con inquietísima docente y política del distrito.
En medio del encuentro, el ‘topo’ le pide a la ‘invitada’ que infiltre a alguien en creciente línea política opositora…
Pero la forma de ser del reconocido Topo, lo llevó a hacer alardes de su supuesto logro, contando la charla que en un par de horas, se viralizó en el mundillo local.
Cuando la entrevistada se enteró de como la usó el ‘facilitador’ oficialista, dicen que la pirotecnia se veía desde lejos…
¿Hasta de Malvinas se habrá visto?