Faltan apenas horas para conocerse los nombres de quienes quieren llegar al Concejo Deliberante. La oposición, desde todos los sectores, sabe que Juan José Mussi es un rival bravo, peligroso, que no deja espacios para la duda. 34 años gobernando políticamente el distrito, hablan de un conocimiento muy profundo del manejo electoral.
Los que tienen años, saben que no pueden contra él, que ya los venció.
Los mas jóvenes, como en territorios selváticos, saben que es el ‘macho alfa’ de la política local, pero lo ven grande, y quieren disputarle la manada.
Y los nuevos, que apenas tienen un poco de gimnasia entre las urnas, buscan sumar a otros referentes, para enfrentar al Cacique de Plátanos.
Las versiones circulan.
Algunos hablan de que Mussi se va a Nación, otros, al Congreso.
Evalúan que muestra a Patricio para primer concejal pero que la ‘carta en la manga’ sería Hugo Guerrieri.
La ‘tropa’ mussista no traga a Guerrieri porque no olvida. No olvida que ‘Lupe’ siempre disparó contra Mussi con munición gruesa, y no aceptan que sea sucesor del intendente.
Hay quien apuesta que CFK le quiere ‘armar un municipio’, a cambio de una diputación, ponerle funcionarios de ‘La Cámpora’ y en el ‘23, quedarse con Berazategui…
Pero otros creen que el ‘Doc’ tiene otro plan.
Posiblemente sea ir por un nuevo mandato en el 2023. O que Patricio vuelva al 5° piso del Palacio de Cristal.
El ‘mussismo’ es muy grande, Miles de trabajadores, instituciones, entidades etc que dificilmente Juan José Mussi deje en manos de quienes los sacarán de juego para -obviamente- poner su gente, quien llegue.
Mussi cuenta con el hombre mas importante en el municipio y en el mussismo, después de Mussi: Carlos ‘Turco’ Balor, quien dejará la Comuna solamente cuando lo haga Mussi, porque es quien le cuida las espaldas al Jefe Comunal y principal líder político de Berazategui.
Pero no es un secreto que Balor estará en el municipio mientras esté Mussi, en todos los aspectos. Cuando Mussi no pise mas el edificio municipal, Balor tampoco lo hará, por-que ese día -por lo que sea- habrá terminado el ‘mussismo’ en Berazategui.
Por eso, ante un análisis en profundidad, surge que Juan José Mussi dificilmente entregue el municipio a alguien como Guerrieri, que hoy goza del favor de Mussi de presidir un ente municipal inexistente, un ‘Bera-zategui 2050’ en el año 2021.
Un refugio político desde donde manejar instancias que desde el municipio no sirve hacerlo. Guerrieri siempre fue enemigo -no adversario- de Mussi. Hoy goza de un cargo, un sueldo y de haber incorporado familiares a la comuna cobrando sueldos que trabajadores municipales con muchos años adentro, no alcanzan a percibir…
LOS DE ENFRENTE
Mussi no solo tiene opositores de otras ideas políticas.
Sabe que -desde adentro- tanto el ‘Movimiento Evita’ como ‘La Cámpora’ quieren quedarse con Berazategui.
Distintos funcionarios que responden a esas ideas, vienen trabajando desde 2020 para mechar el municipio. Volnovich por ‘La Cámpora’, y Aguirre por el ‘Evita’ son ‘caballos de Troya’ en la Comuna, pero Mussi lo sabe, y por ahora lo permite, porque necesita de los recursos que desde Nación y Provincia envían al distrito.
Desde la oposición, el macrismo cree que puede quedarse con el municipio, pero se olvidan que Macri dejó un camino difícil de transitar, un camino iluminado con el fuego del desastre de una gestión que dañó al Pueblo Argentino, a su Economía y a sus Recursos.
¿Como hablarle a la gente de macrismo, del PRO, de Juntos, como esquivar la bronca de la gente? ¿Le dirán al votante que ahora ‘son mejores’?
Personajes como Julián Amendolaggine que fue empleado directo de Hernán Lacunza, que fue ministro de Economía provincial y luego nacional, o sea fue empleado del Hombre de Macri que mas daño causó a la economía de los argentinos, y que hoy vienen a contarle al votante que son mejores y tienen buenos planes, y sin tener idea de lo que es ser un concejal, le hablan a la gente de luz, agua, atención sanitaria, seguridad, vivienda, sin entender que no se postulan para delegados municipales ni para intendentes, sino para concejales, que son legisladores municipales. ¿Sabrán al menos que quiere decir ‘legislador’?
Y Mussi se potencia frente a este tipo de candidatos, como Marcos Biondo, que siendo abogado recibido, salió a batallar contra un elemento de la Justicia para lo cual estudió, como es una ‘alcaidía’ y que -siendo abogado- presentó un expediente para que no se construya una en el distrito.
Busca votos negando el sistema para el cual estudió y se recibió… Lamentable.
O como los Radicales, que llevan a votar 1.000 ‘afiliados’ en un municipio que supo tener 9 concejales, y que si hoy tiene dos en el Concejo, fue por las negociaciones de un gran operador y armador de Cambiemos hoy fallecido, Ricardo Giacobbe, porque por mérito propio, la U.C.R. no tendría ningún escaño ocupado.
De hecho, tienen un consejero escolar -Gustavo González- que ni siquiera está afiliado al radicalismo…
Mussi sabe que no será fácil, sabe que está grande, pero también sabe que la histórica ‘mussidora’ está.
Y sabe que con candidatos como esos y con su histórica habilidad y picardía política, volverá a sacar ventajas en las urnas, mas allá de que -es lógico también- desde la oposición ingresarán nuevos concejales…

copyright: verdadeinvestigacion.com