Si bien nadie quiere admitirlo públicamente, en el Gobierno hay duras internas por estas horas, y el kirchnerismo está dispuesto a jugársela a ganar con el sello y el respaldo de Cristina Fernández, sin importar a quien sea que postulen, y a darle a Alberto Fernández la cabeza de la lista, que sería Santiago Cafiero.
Que el actual jefe de Gabinete encabece la lista en Provincia, podría permitirle al Presidente una salida elegante, por haber tenido que ‘entregar’ a su alfil principal, lo que a su vez le facilitaría a las huestes de CFK que Eduardo ‘Wado’ De Pedro ejerza «la administración general del país», como dice la Constitución que le corresponde al ministro coordinador.
Ya Cafiero viene cediendo terreno hace tiempo, en una suerte de retiro estratégico gradual.
Su discurso se ‘cristinizó’, cedió cargos en su propia dependencia, como la titularidad del INAP, que estaba en manos de un hombre del Grupo Callao y que fue empujado a salir, por la secretaria Ana Castellani, cercana a ‘La Cámpora’.
Wado de Pedro es el candidato principal, aunque suena fuerte Aníbal Fernández también; pero «lo importante» es sacar al actual Jefe de ministros.
En el plan de «tocarle el corazón a Alberto», otro ministro que todos quieren afuera, es el titular de la cartera de Trabajo, Claudio Mo-roni.
El ataque de los últimos días de Hugo Moyano, tanto a Moroni como a Matías Kulfas, otro conspicuo miembro del Grupo Callao como Cafiero, no es casualidad.
La solución podría ser la misma que para Cafiero: a las listas, diputado y cartera disponible.
LA MADRE DE LAS INTERNAS…
En definitiva, la interna oficialista está tan al rojo vivo como la opositora, simplemente es menos estridente por ahora, no discuten por los medios, no se enrostran, operan, maniobran y presionan, los que pueden claro, otros son presionados.