Una posible ola de renuncias de intendentes del Conurbano, podría darse en diciembre de este año, según el análisis de agudos observadores de la política provincial.
Inicialmente, los Alcaldes que van por su segundo mandato, buscaron destituir de alguna forma, una ley sancionada en la época de María Eugenia Vidal como gobernadora, y que refiere a la imposibilidad de un tercer mandato a los intendentes que cumplieron dos gestiones consecutivas.
Debían dejar pasar un período en el medio, para recién ahí poder volver a presentarse buscando el cargo.
Los intendentes argumentaron que «los municipios son autónomos y que cada municipio debía decidir permitir o no a su Jefe Comunal, ir por mas mandatos». La ley fue terminante: No se puede, y nadie logró ‘voltear’ dicha ley.
Los intendentes del Conurbano que transitan su segundo mandato consecutivo, entonces comenzaron a analizar una nueva ‘estrategia’ para sortear dicha ley que les impide avanzar hacia una nueva reelección en 2023: Renunciar en diciembre, para poder presentarse en el 2023.
En las últimas horas y luego de fuertes tensiones durante el cierre de listas para las legislativas de este año, los alcaldes reflotaron algunas jugadas que se habían planteado meses atrás, como posibles «salidas de emergencia» frente a la imposibilidad legal de reelegir.
La estartegia que analizan los intendentes, es renunciar en diciembre de este año, antes que se cumpla la mitad de su segundo mandato para, así, poder volver a presentarse a un nuevo período en 2023. Puertas adentro de los despachos del Conurbano, evaluan que al renunciar antes de avanzar después de dos años completos del segundo mandato, no deberían considerarse esos dos últimos años como un «período completo».
Los constitucionalistas bonaerenses y asesores letrados de la Legislatura provincial ya sopesan la posible validez o no, de dicha jugada.