Las actitudes de algunos sectores políticos que pretenden llegar al poder, suelen pisar mas barro que honestidad, especialmente en sus dichos y acciones.
En este caso, desde algunos sectores locales lanzaron a las redes situaciones personales, en este caso de Diana Paterno, la candidata que encabeza la propuesta de Diego Santilli en Berazategui.
Ocurre que la mencionada señora, poseía un negocio de marroquinería en el shopping de Adrogué, pero el año pasado, cuando empezó la pandemia, el Gobierno nacional ordenó el cierre de los paseos de compras, impidiendo que los comercios de su interior puedan trabajar.
La mayoría de ellos se fundieron, ya que no tenían ventas por la medida restrictiva del presidente Alberto Fernández.
En el caso de Paterno, tenía tres empleadas en su comercio. La mujer les advirtió lo que sucedía y les planteó que debía cerrar su negocio ya que no podía trabajar pero sí había que pagar alquiler, sueldos y las obligaciones normales de esa actividad.
Una de las empleadas entendió lo ocurrido, y desistió de accionar contra la comerciante ya que la decisión del presidente Alberto Fernández empujó a muchos comercios del Conurbano a fundirse, quebrar y cerrar sus puertas.
A las otras dos, Paterno les ofreció algún tipo de acuerdo de indemnización.
Inicialmente estaban de acuerdo con el monto ofrecido y su forma de pago, pero luego -abogado en el medio obvio- comenzaron a reclamar otros montos, de manera que Paterno judicializó el tema y hoy se debate en el juzgado correspondiente.
Un caso mas de tantos argentinos que perdieron sus comercios porque el Gobierno no les permitió abrir sus puertas. Paterno quebró como 600 comercios de Berazategui corrieron la misma suerte, y otros miles en Quilmes, Varela, Avellaneda etc…
Pero la mujer se puso a disposición del juzgado interviniente.
Curiosamente, quienes ‘desparramaron’ este tema con muy evidente mala intención, fueron operadores de ‘Todos’ y de ‘Juntos / Amendolaggine’, tratando de salpícar la imagen de Paterno como si fuera una estafadora, obviando a propósito, citar que el cierre y quiebra de su comercio -como de muchos miles mas- fue por la medida tomada por el presidente Fernández a través de un DNU, y no -como lo hacen trascender- «despido sin motivo…».
Mucha mugre en la cual las dos empleadas reclamantes se prestaron para ensuciar…