«Hace dos meses compré una aspiradora de mano a través de Garbarino Marketplace. Lo devolví en la misma sucursal donde me lo habían entregado porque no cumplió con mis expectativas. Me dijeron que la empresa iT Brokers me iban a realizar la devolución. Ninguna de las dos empresas se hace cargo de la devolución. Mientras tanto, me siguen entrando las cuotas en mi tarjeta de crédito. Los números de teléfonos que encontré en las páginas web están temporalmente fuera de servicio»….
«… nadie me da una respuesta. El producto ya está pago y no tengo la opción de dar de baja la compra. La página de Garbarino sigue activa para realizar compras, es una vergüenza…»
«Realicé una compra de pava eléctrica Atma el día 16 de mayo, no me enviaron nunca el producto. Realicé reclamo en ese momento al 0800. Sin obtener respuesta. Luego no funcionaron más las líneas telefónicas Por lo menos deberían reintegrarme el dinero ya que no me entregan mí producto y no tener que ir a una mediación por una pava eléctrica…».
Los mensajes se multiplican por decenas con el correr de los días.
Corresponden a cientos de clientes que realizaron compras en la Web de Garbarino en estos últimos meses y que, a partir del derrumbe que atraviesa el retail, se ven afectados por el corte total a la entrega de productos y la voracidad de quienes controlan a la cadena para seguir cobrando cuotas y tomando pagos.
A la par de la ausencia del pago de salarios a sus casi 4.000 empleados, y la decisión corporativa de mantener suspendidos aportes y coberturas de salud, Garbarino se transformó en un incumplidor serial de obligaciones.
Por otro lado, Defensa del Consumidor sigue recibiendo páginas cargadas con denuncias de clientes. Lo mismo ocurre en redes sociales como Twitter, donde incluso se exponen detalles de audiencias y mediaciones.
Según la base de datos del organismo, la compañía acumuló más de 2.000 denuncias sólo entre el inicio del año y el cierre de julio. En torno a Defensa del Consumidor dan por descontado que en la segunda parte de 2021 resaltará fuerte el crecimiento de la cadena en términos de reclamos.