La triste noticia del homicidio de un bebé a manos de su madre y su padrastro, sacudió a la comunidad de Berazategui el último fin de semana.

La muerte del bebé León Dominic Aquino, de tan solo un año de vida en su domicilio de la calle 162 entre 26 y 27 de Villa Mitre (Berazategui) dejó perplejos aún a los jefes policiales que detuvieron a la propia madre de la criatura, Jésica Aquino y de la pareja de ésta, Roberto Fernández, ya que no solo golpearon a la criatura sino que su cuerpito registraba numerosos pinchazos de agujas.

Jesica Aquino y su pareja Roberto Fernández -que no era el padre del bebé- llevaron a León al hospital ‘Evita Pueblo‘ de Ranelagh aduciendo que el nene se había «ahogado con leche…» y no se reanimaba. Los facultativos derivaron urgentemente a la víctima al hospital de alta complejidad «El Cruce» de Fcio. Varela, donde León dejó de existir.

Los médicos observaron golpes en el cuerpito del fallecido por lo que dieron aviso a la Policía, quien notificó del tema a la fiscal en turno Dra. Gabriela Mateos que ordenó la inmediata detención de ambos, aunque en ese momento, Fernández logró darse a la fuga.

Efectivos de Berazategui Primera y de la DDI de Quilmes actuaron con rapidez, logrando detener al fugado en Merlo, al Oeste del Conurbano.

La Justicia actuante, tras verificar que la pareja convivía asimismo con otros chicos -hermanos de León- de 12, 11, 9, 5 y 3 años, los cuales fueron entregados a sus tías -hermanas de Jesica Aquino– mientras que los responsables de la muerte de León quedaron detenidos por ‘homicidio agravado por el vínculo y alevosía‘.

PODRÍA HABERSE EVITADO

Las hermanas de la homicida, relataron que «los chicos vienen siendo golpeados y maltratados hace tiempo, desde que nuestra hermana se juntó con Fernández» relató al programa radial «El Tribuno» (FM Espacio) Ayelén Aquino, tía de los menores, quien prosiguió indicando que «nadie nos escuchó… no querían ver nuestros videos donde se veía el sometimiento por el que pasaban los chicos, denunciamos en la comisaría de la Familia en Jacarandá, denunciamos en la escuela, en todos lados, pero venían las asistentes sociales y como la madre de los nenes, Jesica, no les abría, se iban y todo iba de mal en peor. Los médicos forenses casi no hablaban con los chicos ni los revisaban, decían que estaba todo bien y se iban… ahí tienen los resultados!» destacó la hermana de la ‘madre‘ del nenito asesinado.

Tanto la familia como los vecinos coinciden en que, «si la Justicia habría prestado atención al tema y no ignorarlo como hizo, seguro que León hoy estaba con nosotros…» cerraron.