Si bien nadie se atreve a refrendar la especie, trascendió porqué conocida heladería céntrica se deshizo del local que ocupaba, y alquiló nuevo lugar a media cuadra del anterior…
La reconocida y prestigiosa heladería, estaba instalada en la coqueta ochava de 14 y 150. De la noche a la mañana y sin comentario alguno, la helada esquina señalada cerró sus persianas, y la firma abrió nuevo local a media cuadra sobre 14, entre 149 y 150.
Dicen los que saben, que las dueñas del local le habrían pedido ¡U$S 40 mil de llave, y $ 450.000 mensuales!! ¿se les chifló el moño?
De paso… ¿Como justifican ante AFIP esa ‘llave’?