A la hora del análisis sobre el inesperado resultado obtenido por Juan José Mussi en las PASO del 12 de setiembre último, hay coincidencia general de los observadores, sobre al menos dos o tres puntos claves.
El primero de ellos, obvio, es el arrastre de la derrota de la candidata Tolosa Paz en toda la provincia, receptora directa del enojo y el fastidio de la población para con el Gobierno nacional de los Fernández, y el provincial de Kicillof. Hay politólogos que ya aseguran que el 14-11 perderán ‘peor’ aún…
Pero en el orden local, a la hora de buscar los ‘porqués’ del magro resultado obtenido por Mussi, que hacía añares -o la primera vez- que saca tan bajo porcentaje de votos, muchos apostaban a «los candidatos» (como se sabe, la mayoría pertenecen al municipio, un concejal repite y ‘La Cámpora’ filtró una can-didata…) pero la verdad es que en la mayoría de los sondeos hechos, encuentran que la gente votó contra el municipio por la inseguridad.
No es un secreto el pésimo funcionamiento de esta área comunal, si bien la seguridad es un resorte de la Provincia, pero la municipalidad tenía una secretaría de ‘Seguridad’, la cual en vez de cambiar a su titular, de muy cuestionable gestión, se decidió cambiar ‘el nombre’ y denominarla ‘Control Urbano’, o sea sin posibilidades de que el vecino pueda canalizar su reclamo frente a la incipiente inseguridad. Al punto que las reuniones vecinales sobre el tema y sus reclamos, se hacen directamente con los jefes policiales del partido, sin ‘compromiso’ de funcionarios municipales.
Otro de los puntos que la gente tuvo en cuenta a la hora de votar, fue la falta de respuesta de asistencia social de la Comuna. Si entidades o instituciones o vecinos necesitan alimentos, ropas, colchones etc, indefectiblemente debe ‘caer’ en manos de los grupos ‘La Cámpora’, ‘Movimiento Evita’, ‘Barrios de Pie’ etc, ya que desde el ministerio de Desarrollo Social de la Nación no envían asistencia al municipio, sino a través de los ‘movimientos sociales’.
NO HUBO ‘RENUNCIAS A DISPOSICIÓN’
Mucho se habló en estos días sobre la actitud de los integrantes del Gabinete municipal.
Los gabinetes nacional y provincial, en virtud de la mala elección cosechada el 12-9, pusieron a disposición de Alberto F. y de Axel K. sus respectivas renuncias, para de esta manera, poder reacondicionar los funcionamientos de sus equipos, si bien -obviamente- los mandatarios podrían hacerlo sin esperar renuncias, aunque la ‘actitud’ muestran ‘hacerse cargo’ de la parte que le toca a cada uno, ya que -en realidad- si bien el presidente, el gobernador o el intendente son los elegidos por el Pueblo, cada funcionario tiene su responsabilidad en la gestión.
En Berazategui, según se observó, ningún funcionario puso su renuncia sobre el escritorio a disposición del intendente Mu-ssi, para dejarle las manos libres hacia la recomposición de la gestión.
La mayoría de los secretarios del gabinete municipal, son de ‘larga data’ parte de la gestión, y la gente esperaba que no solo ellos pongan su disposición las renuincias, sino que hagan lo mismo los delegados municipales en los barrios, la mayoría de ellos grandes responsables de la mala elección que obtuvo Juan José Mussi.
Seguramente, si hacía una «gran elección», cada delegado, cada puntero, cada referente iba a subir sus fotos a las redes como ‘grandes conquistadores de votos’ el 12-9; pe-ro solo 4 de cada 10 vecinos votaron la lista de ‘Todos’, y nadie se hizo cargo. Todos murmuraron contra Mussi…
LOS ‘MOVIMIENTOS SOCIALES’
LO DEJARON SOLO
Otro de los puntos que ya se sabe fueron cruciales, fue que los ‘movimientos sociales’ locales (especialmente ‘La Cámpora’ y el ‘Movimiento Evita’) no trabajaron para Mussi.
Es que, como vinimos publicando hace tiempo, esas agrupaciones ‘ultraK’ tienen sus ‘propios proyectos’ para «Berazategui 2023».
En el caso de ‘La Cámpora’, creado por Máximo Kirchner, puso su mojón ‘2023’ para Luana Volnovich, actual jefa del PAMI y vecina de Berazategui, quien viene preparando todo el ‘merchandising´ para quedarse con el municipio tras finalizar Mussi su mandato.
Inclusive uno de los concejales actuales, Gas-par Fernández -de KoLiNa- viene siendo ‘caballo de Troya’ dentro del mussismo, para que Luana sea la futura intendente.
En el caso del ‘Movimiento Evita’, ya el propio Alberto F. y CFK «hicieron saber» que si Berazategui no es para ‘La Cámpora’, no hará nada para evitar que sea del ‘Evita…´. Matías Aguirre, referente berazateguense de ese ‘movimiento’ no solo grita a los cuatro vientos que será «el próximo intendente» y alquiló un enorme salón en la calle 21 -por el cual pagaría 450.000 pesos mensuales- a modo de ‘minimunicipio’, en el cual inclusive tiene un ‘gabinete funcional’ con las mismas áreas que la municipalidad.
Aguirre ya marcó territorio e hizo público su proyecto de ser intendente en 2023…
Mussi nunca aceptó a los movimientos sociales. Él es un político nato, defensor del sacrificio necesario para alcanzar el municipio, y no el apriete para entregar una intendencia.
Conocedor de que si no hay ‘acuerdos’ no hay ‘recursos’, el Jefe Comunal debió ceder varias veces a los requerimientos de ‘La Cámpora’ y del ‘Mov. Evita’, pero quien lo conoce, sabe que no entregará Berazategui a nadie.
«El que quiera la intendencia, que trabaje para obtenerla…» fue siempre su pensamiento. Por eso, los ‘movimientos sociales’ que quieren a Berazategui ‘en bandeja’ (o sea que Mussi nombre un sucesor…) sabedores de la posición que siempre tuvo el histórico intendente, buscarán que el 14-11 Mussi vuelva a obtener un magro resultado, para, así, empezar a decirle a la gente que la gestión del Cacique de Plátanos ‘se agotó’ y que ellos son ‘la nueva opción’.
La militancia mussista tiene la oportunidad de hablar con la gente sobre ésto.
Y Mussi tiene que entender que ya no hay ‘marcha directa’, sino que inexorablemente habrá que hacer cambios.
Sí o Sí, si quiere ganar bien el 14-11…