Ya habíamos advertido desde este Medio, sobre el inusitado crecimiento patrimonial de un chofer de ambulancias -también chofer de camiones recolectores de resíduos- quien se habría apoderado en forma ilegal, de una fracción de tierra ubicada en 21 entre 160 y 161 de Berazategui-.
El mismo -de nombre Javier Sarinetti– alambró inclusive dos lotes pertenecientes a un vecino, quien ante el avasallamiento denunciado, concurrió al municipio -al área de Tierras y Hábitat- con la documentación de ambas partes de tierra adquiridas, siendo que desde dicha oficina municipal refrendaron la documentación respectiva, aunque aún así no intervinieron.
Según trascendidos, Sarinetti sería sobrino de un funcionario municipal.
Tras haber estado el propietario de los dos lotes en cuestión en la municipalidad, esa misma noche el chofer municipal concurrió al domicilio del denunciante y comenzó a vertir amenazas, lo que fue denunciado al día siguiente por la víctima de las andanzas del presunto usurpador. Sin dudas, desde el mismo municipio le ‘avisaron’ que había ‘ruido’ con la usurpación.
Según trascendió, Sarinetti se quedó con el predio en cuestión cuando era chofer de los camiones de resíduos, aupuestamente porque cuidaba a un anciano poseedor de la fracción -junto al vivero- y cuando el mismo falleció, la viuda habría sido ‘convencida’ de firmar papeles con los cuales se hizo dueño de la fracción, dejando apenas una porción de tierra para los que ya vivían allí.
Pese a elló, su ambición lo superó y cercó con alambrado los lotes que tienen dueño, lo que fue motivo de denuncias. ¿Como logró inscribir la fracción de tierra ante el municipio?
Nadie sabe exactamente como hizo su fortuna, dado que el mismo sería dueño de camiones, de una VW Amarok; a su esposa le regaló un Citröen C3, tendría una pala vial y otros ‘logros’, muchos de lo cuales no con-dicen para nada con el sueldo de un municipal.
Hay versiones que lo señalan como ‘muy cercano’ a la venta del predio del corralón municipal -que hace meses aprobó el Concejo Deliberante de Berazategui- lo cual, si bien no se entiende, debe estar dejando buenas ganancias al simple chofer que hoy tendría un patrimonio mas que interesante del cual debería ocuparse la AFIP y la Justicia.
LO ALLANÓ GENDARMERÍA
En 2016, cuando era intendente de Beraza tegui el abogado Patricio Mussi, por orden del juez federal N°1 de Quilmes Luis Armella se procedió a allanar el edificio municipal de Av. 14 y 131, como asimismo se procedió a la misma modalidad en domicilios de empresas y particulares de gente que proveía «servicios» a la Comuna.
Fuentes bien informadas aseguran que en aquella oportunidad también fue allanada la casa de Javier Sarinetti, que figuraba como «proveedor de servicios a la municipalidad».
El chofer de camiones figuraba como «proveedor de servicios al municipio» y en la actualidad poseería varios vehículos y un excelente pasar, a la vez que no habría documentación legal que respalde su titularidad del predio que cercó, y todo ello ante el silencio de la Comuna que pese a observar que los lotes denunciados tienen legítimo propietario, no intervino aduciendo que «actúa en el tema una fiscalía…» siendo que la misma intervino por la denuncia de robo de postes y alambrados, dando ello -una vez mas- un extraño marco de impunidad a Sarinetti, presunto sobrino de un funcionario, y millonario chofer municipal…