Para entender el rol de los Estados Unidos en 1982, cuando los fundadores del TIAR (Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca) traicionaron bien de frente a la Argentina y a los países integrantes del TIAR, poniéndose del lado de Gran Bretaña contra nuestro país, hay que saber -primero- que Estados Unidos surgió a partir de la colonización británica de América, protagonizada por oleadas de inmigrantes británicos entre los siglos XVII y XVIII fundaron las Trece Colonias en la costa atlántica del subconti-nente norteamericano, al este de los Apala-ches.
En 1583 la Reina Isabel I de Inglaterra otorga una autorización al pirata Walter Raleigh para fundar una colonia al norte de La Florida, a la que llamaría Virginia y que abarcaría más tarde las actuales Carolina del Sur, Carolina del Norte, Virginia y Virginia Occidental.
Rápidamente se vio la posibilidad de explotar la zona con cultivos de tabaco, por lo que se creó en 1606 la Compañía de Virginia como sociedad anónima, que financió el primer establecimiento inglés.
En Nueva Inglaterra, región nororiental del actual Estados Unidos, los puritanos ingleses establecieron varias colonias.
Llegaron a América pensando que la Iglesia de Inglaterra había adoptado demasiadas prácticas del catolicismo.
Un grupo conocido como los peregrinos, cruzaron el Atlántico en un barco llamado Mayflower y se establecieron en Plymouth en 1620.
El 4 de julio de 1776 se firma la Declaración de Independencia de los Estados Unidos.
Una vez lograda la independencia, resultó muy complicado poner de acuerdo a todas las antiguas colonias sobre si seguían como estados independientes, o se reunían en una sola nación.
Tras varios años de negociaciones, en 1787, cincuenta y cinco representantes de las antiguas colonias se reunieron en el Congreso de Filadelfia con el fin de redactar una constitución.
Se creaba así un gobierno federal único, con un Presidente de la República y dos Cámaras Legislativas (Congreso y Senado) como solución intermedia.
Se redactó también la Constitución de 1787, y se convocaron elecciones de las que George Washington fue elegido primer Presidente de los Estados Unidos bajo la nueva constitución.
GUERRA A ARGENTINA
Durante finales del siglo XVIII y comienzos del XIX las islas Malvinas fueron el centro de un comercio lucrativo, pero a la vez ilegal, de caza de ballenas y focas llevado a cabo por marineros de Nueva Inglaterra, Gran Bretaña y Francia.
Los cazadores de ballenas acampaban en las islas adyacentes, particularmente en la Isla de Goicoechea, que se localiza al norte de la isla San Rafael y oeste de la isla Gran Malvina, donde carneaban gansos y otros aves para tener provisiones, y a veces mataban ganado en la isla Soledad, reparaban sus barcos y trataban las carcasas de focas, lobos marinos, ballenas y pingüinos para obtener aceite.
El 10 de junio de 1829 el gobierno de la provincia de Buenos Aires, que ejercía la soberanía sobre las islas Malvinas, dictó un decreto que nombraba «Comandante Político y Militar» a Luis Vernet y lo facultó, como gobernador de las islas, a poner en vigencia las leyes de la república, en particular lo concerniente a la regulación de la pesca y la caza de animales.
Vernet ejerció el cargo de comandante político y militar aplicándose a la tarea de hacer cumplir los reglamentos sobre pesca de anfibios, que era realizada de forma indiscrimi-nada por parte de los loberos y balleneros extranjeros, constituyendo un grave problema. El pago por derecho de anclaje fue sistemáti-camente eludido por los balleneros y los cazadores clandestinos, especialmente ingleses y estadounidenses.
Buscaba frenar el raqueo de los animales hechos por extranjeros para conservar la población de focas para sus propias actividades.
Este acto fue disputado por los cónsules británicos y estadounidenses en Buenos Aires, que afirmaban su derecho a seguir explotando los recursos naturales en las islas.
En agosto de 1829, a dos semanas de llegar a la colonia, Vernet proclamó públicamente la prohibición de cazar, pescar o faenar en la isla Soledad «bajo apercibimiento de sanciones».
A los barcos extranjeros que tocaban puerto en la colonia se les hacía entrega de una circular impresa con la prohibición.
También se les cobraba una tasa. Dos años después se redactó un plan para organizar la caza de focas y ballenas que implicaba establecer grupos de pescadores en las costas del archipiélago.
Vernet solicitaba constantemente al gobierno de Buenos Aires refuerzos navales y militares para hacer valer su autoridad, ya que los pescadores, foqueros, loberos y balleneros realizaban sus actividades en las costas de las islas, con efectos destructivos evidentes.
El 31 de diciembre de 1831, cuando Silas Duncan, capitán de la Armada de Estados Unidos, desembarcó en el establecimiento de Puerto Soledad, en las islas Malvinas, bajo administración de las Provincias Unidas del Río de la Plata, actual República Argentina, luego de reducir a las autoridades, saqueó las dependencias oficiales y las viviendas particulares destruyendo de forma irreparable la colonia de Luis Vernet, violando la soberanía argentina.
El incidente sumó un ataque del USS Lexing-ton a Puerto Soledad, que cobró gran importancia histórica porque el proceso culminó con la ocupación británica de las islas.
Luego del ataque, desde 1832 hasta 1843, ambas naciones no mantendrían embajadores formales ni relaciones diplomáticas oficiales.