La mayoría de los analistas internacionales, tildan a la última visita del presidente Alberto Fernández a Europa como «papelón internacional».
El mandatario argentino, sorpresivamente, les dijo a sus pares europeos Pedro Sánchez -de España-, Olaff Scholz -de Alemania- y Emmanuel Macrón -de Francia- lo que el mandatario argentino «creyó» que ellos esperaban escuchar…
Así lo hizo en su momento con Vladimir Pu-tin, a quien le ofreció ser «la puerta de entrada en América Latina».
Alberto Fernández abandonó el país en momentos en que ‘su’ INDEC daba a conocer la imparable escalada de inflación, con una proyección del 80% para el año, mientras le ofrecían a los trabajadores un 60% de aumento pero con pagos escalados.
Frente a los tres jefes europeos de las principales potencias del Viejo Continente, Fernán-dez ofreció lo que podía «hacer América Latina para solucionar la inflación mundial y la provisión de alimentos y energía para Europa».
Como si los mandatarios con que se entrevistó no conocieran que «ningún país de América Latina le dio a AF, la representación para ofrecer soluciones. En efecto, la presidencia del foro CELAC es la nada misma y cualquiera de los países que la integran pueden proponer que Alemania o Francia dejen de enviarle armamentos a Ucrania, salvo Venezuela, Nicaragua y Cuba, que son aliados de Putin».
Respecto del ofrecimiento de Fernández a Europa, de energía y alimentos, a nuestro país le falta gas y gasoil, por lo cual no puede enviar nada, y en cuanto a los alimentos, el gobierno pone todas la trabas a la exportación.
Todo implicaría que Cafiero, Vitobello, Beliz y Cerruti le festejan al presidente, los disparates que dijo en la gira, mostrando -tal vez- más ignorancia éstos que el propio presidente argentino.
Ante el Mundo entero, Argentina, con sus contradicciones diarias en el país y en el exterior, dan vergüenza ajena y lo deterioran día a día.