En su último acto como ministra de Economía, Silvina Batakis viajó por escasas horas a Santa Cruz para firmar una adenda con la gobernadora Alicia Kirchner que destrabó la demorada construcción de las centrales hidroeléctricas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic a un costo de cinco mil millones de dólares que será financiado por tres bancos de China.
Es decir: con las reservas del Banco Central en extrema debilidad, y a pocas horas de un nuevo plan económico destinado a obtener divisas frescas para la producción, Batakis cierra su actuación en el Palacio de Hacienda consolidando una deuda con China por un monto de al menos 5.000 millones de dólares.
Batakis voló a Río Gallegos por instrucción de Alberto Fernández, que en su viaje oficial a Beijing prometió al líder comunista Xi Jinping que «haría lo necesario para construir las dos centrales hidroeléctricas».
Joseph Biden considera que China es el principal enemigo global de los Estados Unidos y dispuso que el Pentágono, el Departamento del Tesoro, la CIA y la Secretaria del Tesoro articularán una estrategia global para asfixiar la expansión mundial de Beijing que Xi ejecuta desde su despacho en el edificio Zhongnanhai.
Japón tambien considera que China es una amenaza para su seguridad territorial, y los países del G7 -Alemania, Francia y Reino Unido, por citar algunos ejemplos- comparten la preocupación geopolítica de Washington y Tokio.
A la misma hora que Batakis sonreía junto a la gobernadora Kirchner, la tensión entre Estados Unidos y China alcanzaba niveles inéditos por la decisión de Nancy Pelosi -titular de la Cámara de Representantes- de visitar Taiwan, una nación que tiene un fuerte enfrentamiento histórico por su soberanía con Beijing.
En este contexto, el viaje de Batakis a Río Gallegos -avalado por Alberto Fernández- complicará las gestiones de Sergio Massa frente al Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Club de París. Argentina se endeuda con China por más de 5.000 millones de dólares, y después pretende que el Fondo cumpla con sus desembolsos y el Club de París acepte una nueva refinanciación de una deuda cercana a los 2.500 millones de dólares.
Argentina se asoció con China Development Bank, Industrial and Commercial Bank of China Limited y Bank of China Limited, que aportaron 4.714 millones de dólares a través de un contrato que se firmó en agosto de 2014 y se enmendó en enero de 2015.
Ese acuerdo sucedió en épocas de la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner, y ella decidió que las centrales se llamaran Néstor Kirchner y Jorge Cepernic. Las obras civiles están en manos de Hidrocuyo Sociedad Anónima y Electroingeniería -una compañía cercana a la familia Kirchner-, mientras que China Gezhouba Group Company Limited, aportaba su propia tecnología hidroeléctrica.

fuente: Infobae