El equipo directo de Sergio Massa ya está convencido de que el acuerdo con Cristina Kirchner para avanzar en la administración tendrá resultados concretos en los próximos días y semanas. El superministro de Economía busca apurar resultados en las áreas más sensibles para paliar la falta de dólares: Energía y en el Banco Central.
En el primer caso, la avanzada del massismo logró ocupar puestos clave -la secretaría de Energía- y sacar a funcionarios kirchneristas que venían resistiendo la quita de los subsidios y el consiguiente incremento de las tarifas. Massa se encarga de transmitir que la incursión en Energía se dio en acuerdo con el kirchnerismo, algo que quedó plasmado en una foto que mandó a distribuir y en la que se observa al propio ministro rodeado de los funcionarios desplazados -entre ellos el ex secretario, Darío Martínez- y los que acaban de ingresar bajo su tutela, encabezados por la nueva secretaria de Energía, Flavia Royón.
El escenario luce muy complicado: el Banco Central lleva nueva ruedas consecutivas de pérdidas de reservas y necesita dar vuelta esa dinámica para evitar medidas drásticas.
Así como Massa cree que el manejo del área energética le permitirá concretar la demorada segmentación tarifaria -mucho más ambiciosa que la pretendida primero por Martín Guzmán y luego por Silvina Batakis-, y no solamente eso. El ministro quiere tener bajo su comando todo lo referido a las importaciones de energía y la marcha de la construcción del gasoducto Néstor Kirchner, que continuará bajo la lupa del kirchnerismo a través de la ex ENARSA.
La otra pata que habrá que prestarle especial atención en las próximas horas, refiere al Banco Central. El manejo formal sigue en manos de Miguel Pesce, pero el ex presidente de Diputados pretende tener ahí el control total.
Puso en la vicepresidencia a Lisandro Cleri, quien ya tuvo contacto con todos los técnicos de línea del BCRA. Massa, como antes Cristina Kirchner, piensa que en la autoridad monetaria hubo mano blanda con los importadores, que se llevan dólares baratos de las reservas.
El control de las reservas es tomado como una cuestión central, muy sensible a la flamante administración, ya que de la estabilización de esa dinámica depende el éxito de la llegada de Massa al Palacio de Hacienda.