Los panaderos cuestionan la decisión del Secretario de Comercio del Gobierno nacional, de interceder en la disputa por las figuritas y no en buscar cómo bajar el precio del pan.
Frente a una inflación que no da respiro, y a un pronóstico que anticipa que se ubicará cerca del 90% a fin de año, una dura acusación acaba de recaer sobre el funcionario encargado de controlar los precios y liderar la ‘guerra’ declarada por el presidente Alberto Fernández.
Se trata de Matías Tombolini, secretario de Comercio y centro de todas las críticas durante estos días, por haber centrado su atención en resolver el faltante de figuritas en lugar de buscar alternativas para frenar la escalada de precios.
Los cuestionamientos son liderados por los fabricantes de pan, enfrentados con el funcionario desde que éste decidió reformular el fideicomiso que subsidiaba el precio de la harina.
«Cuando pensábamos que habíamos visto todo, con estupor nos enteramos que la Secretaria de Comercio se reúne por falta de figuritas del mundial», se asegura en un comunicado difundido por la Federación Industrial Panaderos de la Provincia de Buenos Aires.
«Alguien tiene los valores y prioridades alterados y no somos los panaderos, los cuales bregamos por asegurar que el pan esté presente en la mesa», agregó Raúl Santoandré, titular de la organización empresarial reclamante.
En el mismo sentido, Cristian Malcenido, secretario de la misma federación industrial, le pide a Tombolini «que garantice las materias primas de los panificados, para que el pan no se vuelva una figurita difícil».