BerazateguiMunicipalesProvincialesRegionales

ÍNFULAS

La denominación académica de ‘Infulas‘ es «Vanidad u orgullo que muestra una persona acerca de sus propios bienes, actos o cualidades«, Mal que parece haber impregnado a una vecina hoy concejal de Berazategui.

Ella es manicura, y tenía gran caudal de clientas, la mayoría de las cuales debió dejar de atender por -precisamente- su nueva labor de concejal de Berazategui.

Entre sus clientas estaba una señora –amigas de años– que integra la comisión de la Asociación de Amigos de la Estación de Ranelagh.

Ocurre que, mediante una disposición, se comenzó a enviar gente -de cooperativas– a las distintas estaciones de ferrocarril Roca para mantenerlas limpias y con el pasto cortado. Aseguran que a Ranelagh le enviaron 14 personas, y las pusieron a cargo de esa concejal.

Y ahí vino el tema.

Fuera de simplemente mantener trabajando a la gente que le fue asignada, medio como que «se adueñó» de la estación, y ahi brotaron las tristes ínfulas que ahora describen a la mujer.

La Asociación de Amigos de la Estación de Ranelagh, como todos los años hace, organizó una especie de feria artesanal para la gente, y por respeto, le fueron a solicitar autorización a la dama para ello. Lo hizo una mujer ‘amiga‘ de ella y cliente de manicura de la concejal. Increíblemente, obtuvieron un rotundo ‘no‘ de parte dem la tal, pese a que se le explicó que es una actividad anual, ante lo cual la edil se mantuvo en su negativa.

La gente de la reconocida institución de la Estación de Ranelagh le hizo saber que igual iba a hacer el evento, ya que ella no era «la dueña de la estación…» y así fue, se hizo el evento.

Tras fracasar la prohibición lamentablemente impuesta por la concejal -oficialista- en medio de la feria aparecieron inspectores de Bromatología del municipio. Era vox pópuli que los había enviado la ‘Jefa‘, pero no había kioscos ni expendio de alimentos, así que se quedó con las ganas de clausurar la muestra.

Actitud por demás lamentable de parte de esa señora, ya que obtuvo la visa solo para mantener el pasto cortado y la estación ordenada, y se encaramó en ‘dueña‘ del lugar seguramente subida en sus propias ínfulas creyendo que inventarse un generalato propio desde la política, iba a avasallar la historia y labor de una respetada institución y muchas mas respetadas personas que la integran…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest