domingo, 4 diciembre 2022

GRAVE: EL NARCO PERUANO ESTUVO SECUESTRADO EN EL VIEJO EDIFICIO MUNICIPAL

La causa federal que se tramita en Comodoro Py sobre la detención ilegal de un narco peruano, que tuvo que pagar para ser liberado y que luego denunció el hecho llevando a la detención de un cabo de la Gendarmería Nacional y dos oficiales de la Policía Local de Berazategui, siguie tomando ribetes preocupantes, sin olvidar que en medio de las detenciones, se suicidó el jefe de la UPPL delante los policías federales que iban por él.
Los hechos tuvieron lugar en enero de 2021 cuando -según la causa Nº 350/2021 caratulada «NN Secuestro Extorsivo» que instruye el Juzgado Nacional Criminal Correccional Federal Nº5- un grupo de uniformados, hasta ahora identificados un cabo de la Gendar-mería Nacional y dos oficiales de la UPPL de Berazategui, aunque podrían ser detenidos otros implicados, uniformados y civiles, secuestraron en el barrio porteño de Montserrat a un narco peruano bajo amenazas de armarle una nueva causa por tráfico de drogas (hasta acá, el narco no tenía pedido de captura ni causa abierta, según trascendió).
Al sujeto le exigieron un pago -en enero de 2021- de $ 800.000 para liberarlo. La banda actuante estuvo en la casa del peruano y apretaron a la esposa del mismo para pactar la entrega del dinero.
Finalmente, la mujer del narco pagó los ochocientos mil pesos y el hombre fue liberado en Pompeya, CABA.
Posteriormente, el secuestrado hizo la denuncia ante la Policía Federal Argentina el 23 de enero de 2021, tomando intervención la Justicia Federal por el secuestro extorsivo.
Tras las investigaciones, fueron detenidos el cabo de Gendarmería Nacional (cuya identidad no trascendió) y dos oficiales de la Policía Local de Berazategui, Rodríguez Fabián Darío y Solís Gastón.
La investigación federal apuntó asimismo contra el jefe de la UPPL de Berazategui, comisario Mauricio Dadín, que iba a ser detenido el pasado 16 del cte. mes. Cuando la comisión de la Policía Federal se presentó en la jefatura de la UPPL, Dadín se plantó a los uniformados gritando que «no me van a llevar preso» y usando su arma reglamentaria, se disparó a la cabeza, falleciendo en el momento.
SECUESTRADO EN MITRE Y 14
Pero hay otro tema detrás de ésto, que debe ser investigado por las autoridades lo antes posible.
El narco peruano en cuestión -denunciante de su secuestro extorsivo- declaró ante la Justicia Federal que estuvo tres días secuestrado en el viejo edificio municipal sito en Av. Mitre y 14, «en un calabozo del lugar». También se comprobó que las actividades de la gavilla se desarrollaron utilizando una camioneta de la Policía Bonaerense -con ABL de localización- lo que fue corroborado por los federales que investigan el caso. Según fuentes confiables, el gendarme detenido por la causa, está en un calabozo en el mismo edificio de Mitre y 14, y habría rastros de otros detenidos que estuvieron allí.
La relación de Dadín con la causa, arrancaría con el hecho de ser el responsable legal del funcionamiento de la UPPL en ese edificio, donde estuvo secuestrado un narco peruano.
Nadie sabe explicar a ciencia cierta porqué el viejo edificio de la municipalidad local tiene calabozos con detenidos (a manera de alcaidía) y encima, como fue que lograron introducir un secuestrado allí, o sea cómo figuró esa acción en los libros de guardia y detenciones de la UPPL.
Tampoco se conoce si el Concejo Deliberante de Berazategui habilitó en alguna oportunidad que en ese edificio funcionen no solo la UPPL sino una avanzada de Gendarmería Nacional, una subDDI y un área de Narcotráfico. Y mucho menos el funcionamiento -en un edificio municipal- de calabozos con detenidos.
DADIN Y TORRES
El extinto comisario Mauricio Dadín era sobrino directo del entonces secretario de Seguridad de Berazategui, crio. Inspector (retirado) Raúl Tomás Torres, hoy alejado de la Comuna.
Según constaría en su historial policial, Dadín padecía de alguna patología que le impedía portar armas y ascender.
Se supo que tras la asunción del comisario Inspector Pussatti al frente de la Distrital de Be-razategui, aún siendo subcomisario Dadín habría quedado al frente de la UPPL -división que debe ser conducida por un crio. Inspector- por la intervención de su entonces influyente tío, Raúl Torres.
Todo el manejo del viejo edificio municipal estaba en manos del jefe de Seguridad de Berazategui, Raúl Torres y de un ladero suyo, un comisario retirado de apellido Rodríguez, presumiéndose que Torres habría habilitado la reestructuración interna del edificio creándose calabozos en su interior.
En definitiva, la vieja municipalidad de Berazategui, que debió ser destinado a fines mas honestos y que le sirvan a la comunidad -como por ejemplo que ahí funcione una dependencia de AFIP, de Metrogas entre otras- termina siendo un edificio policial con calabozos, en los cuales se tuvo secuestrado un narco, lo que nunca pudo ser ajeno al jefe de los policías detenidos, Mauricio Dadín y éste ni siquiera podría haber sido jefe de la UPPL si no hubiera intercedido para ello el propio Torres, todo lo cual terminó con la tragedia del suicidio del joven jerárquico de la Policía Bonaerense.
RODRÍGUEZ, MANO
DERECHA DE DADÍN
No es un secreto en la fuerza el exagerado poder de acción que tenía el detenido Fabián Rodríguez, ‘mano derecha’ del comisario Da-dín.
Hace un año atrás, Rodríguez fue detenido por sustraer de -nuevamente- el estacionamiento del viejo edificio municipal de Mitre y 14, un auto secuestrado en un operativo policial siendo sacado de la dependencia por una grúa y llevado a un lavadero en Camino Gral. Belgrano y 25, donde fue allanado y detenido el oficial.
El poder e impunidad del que gozaba este oficial quedó expuesto claramente en este episodio. Era jefe Mauricio Dadín. Rodrí-guez estaba en libertad porque la tipificación legal del hecho fue «encubrimiento», que es excarcelable.
Pero aún falta otro capíturlo en el tema. Una mujer.
Dentro del área que conducía Raúl Torres, aparece una mujer que si bien no tendría ‘jerarquía’, manda ahí como si fuera jefa.
De hecho, la mayoría del personal se dirigía a ella como ‘jefa’. Torres la habría dado autoridad aún sin nombramiento. Y estaba «muy ligada» a Rodríguez, según la investigación.
De acuerdo a nuestras fuentes, la mujer en cuestión habría tenido depositada en sus cuentas bancarias -el año pasado- $ 600.000 difíciles de justificar para una empleada municipal, máxime que coincidiría la fecha con el cobro del rescate extorsivo que pagó el peruano.
Dicen que la semana pasada, la misma mujer habría llevado a un abogado ligado a la defensa de los detenidos, $ 300.000…
La mujer fue ‘licenciada’ en las últimas horas, y se esperan novedades en la causa en forma inminente.

Noticias relacionadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

últimas noticias

Pin It on Pinterest