El reconocido e histórico dirigente radical de Berazategui Pedro Alejandro Perutich Widoycovich, falleció el último fin de semana abriendo un interrogante judicial en plena sustanciación.
Perutich tenía 71 años y si bien era oriundo de Santiago de Chile, desde muy joven vino a nuestro país, donde se instaló de por vida optando por naturalizarse argentino.
Fue un activo dirigente radical y férreo luchador de sus convicciones políticas, siempre exhaltando su bandera blanca y roja; con su esposa Graciela, tuvo dos hijos, Maximiliano y Marianela.
Con los años, y pese a su inclaudicable condición de Radical, apoyó gran parte de la gestión del doctor Juan José Mussi, ya que Perutich militó en instituciones del barrio Marítimo, para luego, jubilado, dedicarse de lleno a ayudar y acompañar a la tercera edad.
Perutich, sin embargo, desde hacía un tiempo se había separado de la mamá de sus hijos, y había formado una nueva pareja, con una mujer 24 años mas joven que él, lo que si bien no fue aceptado por sus hijos, igual mantuvieron un lazo de amor indisoluble, hasta el mismo día de su fallecimiento.
La pareja de Perutich Widoycovich habría intentado -según la familia del fallecido- alejar del hombre a sus hijas, interponiendo trabas de todo tipo en búsqueda de evitar el contacto en la familia.
Lo cierto es que de un tiempo a esta parte, la salud de Perutich fue entrando en crisis cada vez mas, hasta que -según la denuncia de los hijos del extinto- llegó a la clínica ‘Urquiza’ de Quilmes, ya sin vida.
Ésto demandó la intervención judicial ante una denuncia de los hijos de Perutich, que fue radicada en la Fiscalía 3 Descentralizada de Berazategui a cargo de la Dra Gabriela Mateos, que inició el sumario IPP 9215/19, estando retenido en la Morgue Judicial el fallecido Perutich, hasta la concreción final de las medidas ordenadas por la Justicia, para esclarecer el motivo real de la muerte de Perutich ya que sus hijos denunciaron un «abandono de persona» por parte de la pareja del dirigente muerto, enfermera de profesión.