A través de familiares directos, nos enteramos de la triste noticia del fallecimiento de este destacado artista, que vivió y dejó su huella en Berazategui.
Francisco Julián Márquez Luque nació en la ciudad de Montilla, provincia de Córdoba, España el 6 de junio de 1933. Provenía de una familia de orfebres, y comenzó a aprender ese oficio a la edad de nueve años.
A los 18 años emigró con sus padres a la Argentina y se estableció en Bera-zategui.
En nuestro país se formó como escultor en la Mutualidad de Estudiantes Egresados de Bellas Artes, siendo su maestro Antonio Sassone (autor del Monumento al General San Martín ubicado frente a la Catedral de Quil-mes).
Su obra puede encuadrarse dentro del movimiento del realismo artístico. Entre ellas se encuentra el busto del poeta y revolucionario irlandés Patrick Pearse (Padraig Pearse), que realizó para la Plaza Irlanda de la ciudad de Buenos Aires; otra de sus obras, es el Monumento a Almafuerte, ubicado en el Paseo de los Troncos de Mar del Plata.
Tras la muerte de su madre en 1988, retorna a su país natal, donde sigue creando obras, y a su vez se dedica a la docencia en la Escuela Taller de Montilla.
Allí realizó diversas esculturas, como las dedicadas a San Juan de Ávila, a San Martín de Tours, a San Francisco Solano, al Inca Garcilaso de la Vega, a Blas Infante, a Miguel Hernández, el Monumento a la Vendimiadora y la Virgen con el niño Jesús.
Francisco Márquez, o Paco como le decían sus seres queridos, murió en Aguilar de la Frontera, donde residía, el pasado 17 de Julio a los 87 años de edad.
En Berazategui dejó su huella en la Plaza San Martín, donde realizó el Monumento a los Héroes de Malvinas.
El Monumento lamentablemente muchas veces fue vandalizado, que tuvo como propulsor al ex Director del hospital Evita Pueblo y ex concejal José Potito.
Nuestro recuerdo para este vecino y artista.
Ing. David Iurescia
Colaboración Prof. Claudio Egisti Staniscia