Luego de numerosos pedidos y reclamos, los padres de la escuela Nro. 39 de Melchor Romero lograron reunirse con las autoridades municipales y provinciales para hablar sobre las malas condiciones edilicias de la institución.

Si bien el deterioro es de vieja data, la gota que rebalsó el vaso fue lo sucedido hace unos días cuando a un alumno se le cayó un ventilador y se lastimó la cabeza.

Susana Perunetti, mamá de una alumna de la escuela, dijo que «Hace muchos años que el colegio se viene cayendo a pedazos, ya hemos hecho un montón de reuniones, han tomado nota y nadie hace nada. Hace días atrás una nena tocó un pilar de luz y le agarró corriente y después se le cayó el ventilador al nene. Las paredes de los salones están partidas, hay verdín, las cloacas, los baños, son un montón de cosas”.

En la reunión se hizo presente el concejal Luciano Sanguinetti, presidente de la Comisión de Seguimiento del Fondo Educativo. Representando al ejecutivo municipal se hizo presente el ingeniero Tomás Guerriero.

Además participaron de la reunión, inspectoras, un responsable de la cooperativa -ya empezó los trabajos en la institución-, dos consejeros escolares, representantes de UDOCBA y ATE, quienes escucharon las preguntas de los padres.

Se garantizó que continuarán los trabajos en el establecimiento en donde los padres podrán estar presentes y desde el municipio se comprometieron a participar en una próxima reunión.

Cabe destacar que el fondo educativo para el colegio es administrado por el municipio y es la Provincia quien diagrama en qué se ejecuta.