Tras inspeccionarse una construcción clandestina en la cual ciudadanos chinos pensaban abrir un mercado -pese a la prohibición que rige en el distrito- inspectores municipales -apoyados por la Policía- encontraron ciudadanos senegaleses presuntamente ilegales viviendo en un container.

El ‘hallazgo‘ fue en 141a y 18, cuando la Municipalidad de Berazategui inspeccionó una construcción a manos de ciudadanos chinos, que estaba destinada a abrir un mercado -lo que está prohibido en nuestro distrito– pero al abrirse un container de puerto ubicado en el lugar, encontraron un grupo de senegaleses de procedencia presuntamente ilegal (al parecer eran indocumentados) por lo que intervino la Justicia, el área de Migraciones del ministerio del Interior y otras áreas gubernamentales.

Ahora, se investiga quien autorizó la obra destinada a un mercado chino, ya que ello está reglamentado y prohibido en el partido de Berazategui.

Tras la clausura inicial, los chinos que construían allí, rompieron la faja y pretendieron seguir con los trabajos, ante lo cual debieron

el lugar.