El cuerpo sin vida de un reconocido vecino de Ranelagh, fue encontrado en su propia vivienda por familiares quienes concurrieron al lugar al no contestar el teléfono ni los mensajes que le enviaban.

Los familiares de Guillermo Carlos Vila Boucier, de 62 años, al no tener respuestas a los intentos de contactar con el, decidieron acudir a su casa sita en 310 y 364 de la residencial zona de Berazategui, donde lo vieron inerte en el piso desde una ventana, ante lo cual llamaron a la Policía que constató la muerte del ocupante de la casa.

Al lugar asistió personalmente el fiscal interviniente Daniel Ichazo, a la vez que se remitió el cuerpo a la morgue de La Plata para su autopsia.

Cabe señalar que, según sus familiares, Vila había caído en el alcoholismo y en los últimos tiempos se lo notaba muy deprimido. La causa fue caratulada como «averiguación de causal dde muerte» e interviene la comisdaría 2da de Ranedlagh.