Personal del área de Fiscalización del municipio, interceptó un carro en 112 entre 16 y 17 a raíz del evidente maltrato y sufrimiento al que era sometido el pequeño equino que tiraba del mismo.

Tras constatarse la anomalía, los agentes municipales -con apoyo policial- secuestraron el animal que fue conducido a la Veterinaria municipal, para su atención y recuperación.