El esposo de la concejal Torrisi, Carlos Abrami, rompió el acuerdo político al que habían arribado hace unos meses atrás, y que había instalado al dirigente de Hudson como ‘asesor’ en el bloque de la edil.
Según parece, el principal problema fue -precisamente- la concejal Flavia Torrisi, quien en general se maneja muy ‘autártica’ tomando sus propias decisiones, inclusive -dicen- queriendo ‘gobernar’ ella el Comité de Distrito de la UCR por sobre las autoridades, y mucho menos contemplar la labor parlamentaria intentada por Raitman, lo que derivó en un fuerte cruce que determinó que el ex presidente del partido, acatando las ‘directivas’ de su mujer, cesara el acuerdo con Raitman que -en su momento- había homologado la Mesa del Comité local.Raitman con Torrisi y Abrami